Templo Mayor

Historia del Museo de Templo Mayor

El Museo del Templo Mayor abrió sus puertas el 12 de octubre de 1987. Su creación fue consecuencia de las excavaciones arqueológicas realizadas por el Proyecto Templo Mayor en su primera temporada, entre 1978 y 1982, las cuales se hicieron bajo la dirección de Eduardo Matos Moctezuma y permitieron recuperar una colección de más de 7 mil objetos, así como los vestigios del Templo Mayor de Tenochtitlan y de algunos edificios aledaños. Todo ello dio origen a la iniciativa de edificar un museo de sitio para exhibir dicha colección.

Este recinto se distribuye en ocho salas, cuatro en su costado sur y otras tantas en su costado norte. El proyecto museográfico original se basa en la distribución misma del Templo Mayor en el cual se rendía culto a dos divinidades: a Huitzilopochtli, Dios solar de la guerra y patrón de los mexicas, cuyo templo se encontraba en el lado sur del edificio, y a Tláloc, Dios de la lluvia vinculado de manera directa con la agricultura, cuyo templo ocupaba el lado norte. De esa manera, las cuatro primeras salas están dedicadas a Huitzilopochtli y en un sentido amplio a la guerra, incluyendo los productos obtenidos por los mexicas a través de sus conquistas territoriales, mientras las cuatro últimas tratan sobre Tláloc, la agricultura y la explotación que los mexicas hicieron de los recursos naturales en general.

Excavaciones en la Plaza Miguel Gamio

Con motivo de la construcción de un nuevo vestíbulo de acceso a la zona arqueológica y museo del Templo Mayor, desde el año 2009 a la fecha, el PAU lleva a cabo trabajos de investigación en el ángulo exterior suroeste de la zona arqueológica en la Plaza Manuel Gamio.

Los trabajos de excavación en esta área, dieron como resultado el hallazgo de vestigios arqueológicos entre los que se encuentran los restos de pisos de la plaza frontal correspondientes a las etapas constructivas IV, V, VI y VII (1440-1521 d.C.) del Templo Mayor. Asociados a la penúltima etapa, se detectó una fosa en cuyo interior y en su entorno se localizaron 12 esculturas de piedra fragmentadas que fueron matadas ritualmente.

Otro de los hallazgos es la localización parcial del Cuauhxicalco (vasija o recipiente del águila) edificio en el que se llevan a cabo actividades relacionadas con el fuego, ha sido fechado para la etapa IV (1440-1469), época del gobierno de Moctezuma I. Este edificio de aproximadamente 16.43 m de diámetro por 1.50 m de altura, se ubica al pie del Templo Mayor y se encuentra alineado con la capilla de Huitzilopochtli. Al mismo tiempo, es contemporáneo con los restos de un tronco de árbol sagrado que presenta una base circular de 2.20 m de diámetro y 55 cm de altura, así como de una sección de un piso de sillares con 26 bajorrelieves identificados que hacen alusión a la guerra, el sacrificio y la muerte. Además de detectar y registrar diversas ofrendas de consagración y de clausura.

El Árbol Sagrado

La estructura de forma circular, de alrededor de 2 metros de diámetro, se ha identificado con base en los textos de Fray Bernandino de Sahagún y de Fray Diego Durán como uno de los cinco edificios que eran denominados Cuauhxicalco, edificio ceremonial.

Resalta el hecho de que justo al lado del Cuauhxicalco y asociado a este edificio se ubicó un árbol en estado de fosilización, los árboles eran elementos de la naturaleza y objeto de culto, es decir se consideraban sagrados de acuerdo con la cosmovisión y religión mexica, y alrededor de ellos se llevaban a cabo ceremonias alusivas al Dios de la caza Mixcóatl. El hecho de transportar un árbol conllevaba todo un ritual, en el que los sacerdotes se dirigían a la parte alta de las montañas para seleccionar un pequeño árbol y llevarlo hasta el templo mayor. Se trataba de una ceremonia compleja que tardaba varios días durante la cual se realizaban cantos y procesiones.

Una vez que arribaba el árbol se colocaba dentro del Templo, por lo que se puede decir, tomando en cuenta la ubicación, que se trataba de un elemento sagrado muy importante para la sociedades mesoamericanas, había árboles que eran sagrados de acuerdo a la cosmovisión prehispánica, especialmente para los mexicas su interpretación era que éste sostenía con sus ramas, la bóveda celeste y por el tranco transitaban diferentes flujos cósmicos, mientras que las raíces representaban los conductos hacia el inframundo.



Dirección

La dirección del Museo y Zona arqueológica de Templo Mayor es Seminario 8, Centro Histórico, Cuauhtémoc, 06060 Ciudad de México, CDMX, para llegar por medio de transporte público se recomiendo arribar a la estación Zócalo y salir por el acceso de Palacio Nacional, se caminará un poco al llegar a Plaza Gamio por donde se encuentra la estrada principal, los horarios de acceso son de martes a domingo de 09.00 am a 17.00 pm y el costo del boleto es de $70 por persona a excepción de domingos cuando el acceso es gratuito para los nacionales y extranjeros residentes en el país, recuerden que el museo no cuenta con estacionamiento y si se lleva vehículo se tendría que buscar algún estacionamiento público, el más cercano está sobre la calle 16 de septiembre.

Horario

Horario de visita: Martes a domingo de 9 a 17 horas. Entrada libre a estudiantes, maestros y adultos mayores nacionales, con respectivas credenciales. Domingo: entrada libre para todo el público.

Servicios al público

Visitas guiadas gratuitas: A escolares. Martes a viernes a las 9:30, 11:30, 14:30 y 16:30 horas. Sábados a las 10, 12 y 13:30 horas, previa reservación.
Audioguías: Donativo 50 pesos ó 6 dólares estadunidenses

Visita Virtual

Este museo cuenta con la opción de visita virtual puedes hacer clic aqui para visitar

Tip

Después de su visita al museo pueden ir a comer a La Vasconia que se encuentra en la calle de Tacuba 73, Centro Histórico, Centro, 06020 Ciudad de México, CDMX. La comida es buena y en platos generosos mientras que los costos no son nada elevados.

Quizás te pueda gustar

Deja un comentario