Surrealismo: Voz del inconsciente, revelación de los sueños

El surrealismo fue un movimiento artístico-político que inicio después de la Primera Guerra Mundial, tuvo su apogeo en Paris en la década de 1920. Este movimiento fue iniciado por André Breton.

Durante el periodo de entre guerras en Europa fue un momento de florecimiento de las vanguardias artísticas. El surrealismo fue una de ellas. Muchos de los participantes antes de ser adscritos al surrealismo compartieron ideología con el Dadaísmo.


Origen del surrealismo

El término surrealismo surgió con el poeta Guillaume Apollinaire cuando en su obra “Los pechos de Tiresias” (1903) utilizó por primera vez la palabra. Aunque la vida de Apollinaire solo duró 38 años (1880-1918) tuvo una fuerte influencia sobre el movimiento surrealista, especialmente sobre el fundador del movimiento André Breton.

La poesía de Apollinaire es un punto de partida importante para el surrealismo, ya que este autor siempre tuvo una relación con lo onírico y el anarquismo. Bases importantes del movimiento Surrealista.

Su fundador, André Breton, encontró en el psicoanálisis una fuerte inspiración y una manera de sustentar el movimiento. Las teorías de Sigmund Freud sobre el inconsciente y su revelación por medio de los sueños fue el principal fundamento para Breton.

Además del psicoanálisis, la época que vivía Europa en el periodo de entre guerras tuvo una influencia importante sobre los movimientos de la época. Las crisis económicas, el nacimiento de la URSS y los partidos comunistas a lo largo de Europa que pugnaban por una dignificación del proletariado tuvieron eco en el pensamiento de los autores del Surrealismo.

Otra influencia importante sobre Breton, era la figura de Tristán Tzara y el movimiento Dadaísta. Este movimiento pugnaba por un anarquismo, un orden casi natural del hombre. Con el tiempo Tzara y Breton rompieron sus vínculos, pero la preocupación política quedó sembrada en Breton.



Fue en 1924 cuando André Breton publicó “El manifiesto surrealista” en este manifiesto se dejan ver claramente las tendencias políticas hacia el comunismo, además de incluir una serie de reglas para que una obra sea considerada parte del movimiento.

En los inicios del movimiento, con ayuda de Philippe Soupault y Louis Aragon, fundó la revista “Littérature”. En esta revista los escritores pusieron en práctica los principios del surrealismo: Dar libertad al inconsciente, derribar los paradigmas asociados con las ataduras psíquicas y dar paso al automatismo psíquico.

Este automatismo se trató de desarrollar por medio de la escritura automática, que posteriormente los artistas plásticos pasarían la dibujo como “dibujo automático”.

Características del surrealismo

El surrealismo es un movimiento artístico que surgió durante la época de la primera mitad del siglo XX. Sus principales características son:

Los sueños, el inconsciente (por medio del psicoanálisis), y el ocultismo son el tema central de las obras de los adscritos al movimiento. La técnica predilecta por los surrealistas es el automatismo (escritura y dibujo automático).

El surrealismo rechaza la moral, las convenciones y los protocolos sociales de la época. Consideran que estos limitan la verdad que yace oculta. El surrealismo abraza todo lo que este más allá de la lógica y el sentido común. Los mitos, las visiones, y lo extraordinario son de suma importancia para el movimiento, por lo tanto a través del mundo onírico es que se busca llegar a la verdad oculta.

El surrealismo es revolucionario, por un lado su revolución en el arte rompe con los cánones preestablecidos por los círculos académicos. Y por el otro lado es revolucionario en el sentido social. Se declara abiertamente marxista, sobre todo en el manifiesto surrealista escrito por André Breton.

El manifiesto Surrealista

El manifiesto surrealista fue un intento por parte de André Breton y otros autores del surrealismo para sentar bases y normas de lo que debía ser el arte y el camino del movimiento.

El primer manifiesto lo escribió Breton en 1924. En este texto Breton describe situaciones y actitudes de los artistas que percibe como surrealistas. Además, habla de la importancia de lo onírico y el valor de la revolución socialista para el movimiento surrealista.

Este manifiesto además de dar las bases de lo que era el movimiento era usado como herramienta para expulsar a los artistas que rompían con las reglas y adscribir nuevos adeptos.

Personajes y Autores del Surrealismo

Poesía y Literatura:

André Breton, Antonin Artaud, Philippe Soupault, Louis Aragon, Paul Éluard, René Crevel, Michel Leiris, Robert Desnos, Benjamin Péret.

Artes plásticas

Salvador Dalí, Joan Miró, René Magritte, Arp, Miró, Picasso, Giorgio de Chirico, Francis Picabia, Klee, Roberto Matta, Yves Tanguy, Remedios Varo y Leonora Carrington

Cine

Luis Buñuel

Surrealismo Literario (teatro, poesía y narrativa)

El surrealismo en la literatura fue la semilla del movimiento. Un ejercicio predilecto por los surrealistas era la escritura automática, la cual consiste en ponerse frente a la hoja en blanco y dejar que la mano escriba lo que el inconsciente dicte, sin ataduras de la conciencia y la razón.

La principal fuente de inspiración de los escritores surrealistas eran los sueños. El mundo onírico alimentaba la literatura surrealista, además de la libertad que percibían en los sueños les permitía generar nuevas conexiones de palabras partiendo de conceptos abstractos. Con esto lo que buscaban era crear nuevas imágenes que desafiaban la lógica y la racionalidad. Al ignorar las estructuras lingüísticas y canónicas de la literatura creaban nuevos parámetros literarios para describir o construir poesía y narrativa.

Parte de su afán por forzar el mundo onírico residía en la ruptura de los cánones literarios y artísticos. Los surrealistas tenían la firme idea de que el arte debía ser revolucionario, crítico y positivo. Por eso su simpatía por los países y partidos socialistas.

Cada obra, y principalmente, cada autor debía tener una postura a favor de la revolución, que debía estar reflejada en el texto.

Surrealismo en la arquitectura

La arquitectura también fue trastocada por el surrealismo. El principal exponente es Antonio Gaudí. Sus obras como “La Sagrada Familia” de Barcelona o “La casa Botines” de León son una muestra de su trabajo. Aunque no está completamente adscrito al movimiento Gaudí es un reflejo de los alcances que tuvo el surrealismo.

El arquitecto que efectivamente tuvo una relación directa con el surrealismo fue Edward James; construyó un paisaje bastante interesante en Xilitla, en el estado de San Luis Potosí en México.

Las ruinas de la Sierra Huasteca son una joya de la arquitectura surrealista. Edward James escogió este espacio porque igual que muchos otros surrealistas consideraba el paisaje y la cultura mexicana como surrealista.

Surrealismo en las artes plásticas (pintura y escultura)

Cuando el surrealismo incorporó la pintura a su movimiento siguió con las mismas tendencias que tenía la literatura. Reflejar el mundo onírico, dar rienda suelta al inconsciente por medio de los sueños. Además de una de las principales técnicas que era la escritura automática fue copiada a las artes plásticas con el dibujo automático. Igual que la escritura, el dibujo automático deseaba romper las barreras de los racional y lo lógico, dando rienda suelta al inconsciente, retratando las imágenes que el inconsciente dictaba a la mano. La pintura le dio un impulso importante al movimiento, lo popularizó apoyándose en figuras que eran más cercanas al pueblo, como el caso de Salvador Dalí.

Dentro de la escultura, las obras de Salvador Dalí siguen siendo de las más importantes y representativas del surrealismo. Igual que la literatura y la pintura las esculturas están inspiradas en sueños y todo lo concerniente al terreno onírico.

Surrealismo en México

Para algunos historiadores del arte se entiende como surrealismo mexicano a las expresiones artísticas que surgieron en México como influencia y contemporaneidad del movimiento surrealista.

Aunado, varios artistas surrealistas visitaron o vivieron en México. Antonin Artaud tuvo pasión por la cultura de los tarahumaras. Vivió y entre ellos y redacto un libro titulado “los Tarahumaras”.

Remedios Varo y Leonora Carrington vivieron en la Ciudad de México un periodo de sus vidas. Artistas como Frida Kahlo, Diego Rivera, José Clemente Orozco y el escritor Octavio Paz tuvieron contacto con los surrealistas.

Se dice que Frida Kahlo era surrealista por el lenguaje onírico de sus pinturas. No tuvo el reconocimiento de André Breton para decir que era una surrealista, pero lo cierto es que Kahlo y Rivera protegieron a León Trotsky en la colonia de Carmen en Coyoacán, donde actualmente están ubicados ambos museos: la casa León Trotsky y la casa azul de Frida Kahlo.

Si se toma en cuenta que las pinturas de Frida tienen temas oníricos con imágenes aparentemente sin una conexión lógica entre ellos y su servicio al socialismo se podría tomar a esta artista como surrealista.

A esto puede agregarse que André Breton dijo que México tenía una genética cultural surrealista. No es un movimiento o una corriente filosófica, es su modo de ser natural. Breton confirmó esto cuando tuvo que trabajar con un carpintero mexicano.

Y otro detalle de lo valioso de México para los surrealistas son las ruinas de Edward James citadas en la sección de arquitectura surrealista.

Influencia del Surrealismo en otras artes

Este movimiento fue una vanguardia que generó mucho impacto entre el mundo del arte. Personajes como Alejandro Jodorowsky se entusiasmaron por el movimiento y siguieron parte de sus dogmas.

En la música el rock psicodélico retoma el elemento onírico, aunque está inducido por el uso de sustancias.

Quizás te pueda gustar

Deja un comentario