Sian Ka´an

Este paradisíaco destino tropical en México se conoce como “la puerta del cielo” o “la puerta donde empieza el cielo”, en 1987 recibió la designación en la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad, se ubica en el estado de Quintana Roo y es famoso por sus espectaculares vistas y una belleza inigualable rodeada de la típica selva del Caribe mexicano. La Reserva de la Biosfera de Sian Ka’an ocupa una extensión de 528 mil 147 hectárea distribuidas en dos municipios (Tulum y Felipe Carrillo Puerto). Además de ser una de las áreas con singular belleza paisajística tiene gran importancia para la región y el mundo por los servicios ambientales que otorga, como es el caso de los reservorios de Carbono encontrados en los manglares.

Es uno de los casos de éxito en la conservación de sus ecosistemas. Gracias al trabajo conjunto entre los tres niveles de gobierno, instituciones académicas, organismos internacionales y de la sociedad civil, se ha logrado conservar los nueve ecosistemas que existen en la Reserva como selva, humedales, manglares y arrecifes de corales, además de impulsar proyectos con las comunidades que habitan en ellas.

Fauna de La Reserva de Sian Ka´an

Hogar del jaguar, el tapir, el manatí y el pecarí, Sian Ka´an tiene un sistema de ríos subterráneos de agua dulce que interconectan los cenotes y los Petenes, único en la Península de Yucatán y el mundo, sin duda, el más importante capital natural de la Reserva. La Reserva tiene una superficie de 528 mil 148 hectáreas. Junto con el Área de Protección de Flora y Fauna Uaymil y la Reserva de la Biosfera Arrecifes de Sian Ka’an conforman el Complejo Sian Ka´an con un área de 652 mil 192.97 hectáreas y comparten un solo programa de manejo. Están situadas en los municipios de Felipe Carrillo Puerto, Tulum, Bacalar y Othón P. Blanco, en Quintana Roo.

Entre los logros, resultado del trabajo coordinado, destaca la implementación de estrategias de conservación que comprenden la vigilancia, monitoreo biológico, atención a contingencias ambientales, regulación del uso del suelo, y aprovechamiento sustentable de recursos naturales, entre otros.

Como ejemplo, se puede señalar el programa de erradicación de especies exóticas como la casuarina (Casuarina equisetifolia) o “pino de mar”, especie invasora que no deja crecer vegetación nativa y causa la erosión en zona costera. Otra especie exótica es el pez león (Pterois spp), considerada una amenaza a las poblaciones de peces nativos. La Comisión ha sido uno de los principales promotores y capacitadores a nivel regional, para la elaboración de estrategias, acciones y programas para el control y manejo de esta especie con la participación activa de los pescadores que habitan en la Reserva quienes extraen este pez y lo comercializan como alimento, el cual tiene un alto valor comercial.



La CONANP trabaja en el desarrollo del turismo para las comunidades locales, logrando que se haya diversificado las actividades productivas de las poblaciones al interior de la Reserva y en su zona de influencia, con especial énfasis en las actividades de ecoturismo y servicios relacionados, basado en criterios de sustentabilidad.

Las cooperativas pesqueras que operan dentro de Sian Ka'an son consideradas a nivel nacional e internacional modelos de organización local y de pesca responsable, que les han valido estar certificadas por el Marine Stewardship Council, debido a las prácticas sustentables que emplean en la captura de langosta espinosa.

Los Micro Ecosistemas de la Reserva

Sian Ka’an contiene nueve ecosistemas, tres hábitats acuáticos, 120 kilómetros del Sistema Arrecifal Mesoamericano, que incluye cuatro países: Honduras, Guatemala, Belice y México. Es hábitat para un gran número de aves residentes y migratorias, como el raro jabirú (Jabiru mycteria), la más grande cigüeña del continente americano que anida en el área, además de cuatro especies en peligro de extinción: el jaguar, el tapir, el manatí y el pecarí.

Zona Arqueológica de Muyil

Pero no todo es paisaje, ecoturismo y belleza natural en Sian Ka’an también tenemos importantes núcleos urbanos prehispánicos dentro de la Biosfera, tal es el caso de Muyil. Dentro de todos los atractivos con los que cuenta la reserva de la biósfera de Sian Ka´an, existe uno totalmente diferente, pues contrario a los otros lugares, éste no presenta playa ni animales, pero sí mucha historia por contar, a cambio de mar, una laguna, se trata de la zona arqueológica de Muyil.

Se conforma por tres edificios restaurados y un camino que atraviesa la selva hasta llevarle a la bella laguna, formando un total de 500 metros de distancia, se dice que es aquí donde iniciaba la ruta comercial, era aquí donde interactuaban los mayas con el resto del país y del mundo. Antes de comenzar el recorrido es necesario mencionar que, si bien el sitio se divide en dos sectores, A y B, solamente el primero se encuentra abierto al público, pues el segundo aún no ha sido explorado.

Por los elementos encontrados y estudiados se ha concluido que este lugar estuvo sumamente poblado durante la época pre-hispánica y sus edificios fueron, en su mayoría, para uso cívico y religioso, pero sin dejar de lado los habitacionales. La estructura conocida con el nombre de El Castillo, mide 17m., es la de mayor altura de toda la costa norcentral de Quintana Roo.

Las investigaciones realizadas en el edificio, han permitido identificar dos etapas constructivas. La primera de ellas, constaba de tres cuerpos y un templo en su cúspide con dos accesos; el principal estuvo orientado hacia el poniente y como remate de su escalera, se erigió un altar en el que se depositaron dos ofrendas con 264 objetos ornamentales elaborados en piedra verde o jadeíta y caracol (cuentas, bezotes, orejeras, placas, pendientes, anillos, un cuchillo en pedernal y un incensario en barro).

El Castillo de Muyil

La subestructura contaba con una entrada por el lado este, el friso situado sobre ella, presenta como ornamentación dos garzas realizadas en estuco. En la segunda etapa, el primer templo fue cubierto y se le añadieron dos cuerpos, coronados por el templo doble que está a la vista.

Un rasgo peculiar de este edificio es el elemento arquitectónico situado sobre su techo llamado "torre" circular hueca, en su parte externa está adornada con pequeñas piedras planas a manera de protuberancias, semejantes a las espinas del tronco de la ceiba (árbol sagrado de los mayas) probablemente simulan formas utilizadas en algunos incensarios de barro. La subestructura del Castillo de Muyil contaba con una entrada por el lado este, el friso situado sobre ella, presenta como ornamentación dos garzas realizadas en estuco.



Las aves acuáticas como las garzas fueron representadas también en códices y generalmente forma o compone el tocado de hombres y Dioses y muchas veces lleva un pez en el pico, la garza blanca con más presencia en el área maya se ubica precisamente en los estados de Yucatán y Quintana Roo, de la especia "arde herodias", también es conocida como garzón blanco.

La garza fue un animal sagrado ya que sus representaciones en códices se ven asociadas o integradas a las figuras de los Dioses y además es uno de los animales que fue utilizado como símbolo de poder que los Dioses les otorgaban a los gobernantes.

Quizás te pueda gustar

Deja un comentario