Pinturas rupestres

Las pinturas rupestres son la manifestación artística más antigua de la que se tiene noción. Algunas datan de hace más de 36.000 años, de los periodos paleolítico y neolítico. Suelen hallarse sobre rocas, ya sea en cavernas, cuevas o barrancos.

Qué son las Pinturas rupestres:

Como pinturas rupestres se conoce el tipo de manifestación pictórica desarrollada por el hombre prehistórico para representar escenas de su vida cotidiana sobre superficies rocosas. De allí que se las clasifique como rupestres, palabra que proviene del vocablo latín rupes, que significa "roca".

Se desconoce qué motivó a los hombres prehistóricos a realizar las pinturas rupestres, pero se manejan distintas teorías, entre las cuales se señala posibles motivos mágico-religiosos relacionados con la subsistencia, principalmente con la creencia de que las pinturas favorecían la caza.



En las pinturas rupestres, además de seres humanos, plantas, deidades y manos, eran representados animales, como el bisonte, el mamut, el caballo y el ciervo, así como leones, osos o canguros.

¿Qué materiales se utilizan para las pinturas rupestres?

Para las pinturas rupestres solían emplearse colores extraídos de pigmentos naturales, de proveniencia tanto vegetal, animal o mineral, que al mezclarse podían producir colores como el blanco, el negro, el amarillo, el ocre, el naranja o el rojo.

Como por ejemplo: el carbón vegetal, de fluidos y desechos corporales como las heces, compuestos minerales como la hematita, la arcilla y el óxido de manganeso, mezclados con un aglutinante orgánico: resina o grasa.

Características del arte rupestre

Temáticamente, las pinturas rupestres son más o menos homogéneas: las provenientes del Paleolítico muestran por lo general animales salvajes y líneas, mientras que en el Neolítico aparecen figuras humanas, huellas de manos y otras representaciones del entorno.

La mayoría de los animales dibujados son mamuts, bisontes, caballos, ciervos y renos, a menudo heridos con flechas o lanzas de cacería.

También llama la atención que estos dibujos fueron hechos con materiales muy similares, a pesar de hallarse a miles de kilómetros los unos de los otros: pigmentos de carbón vegetal, heces y otros fluidos corporales, hematita, arcilla y óxido de manganeso, probablemente mezclados con grasa o algún aceite como aglutinante.

Por lo general priman en ellos uno o dos colores: negros, rojos, amarillos y marrones. Se untaban sobre la piedra directamente con los dedos, aunque las figuras animales a menudo se raspaban con alguna piedra o herramienta para generar efectos de realismo y tridimensionalidad.



Estilos principales del Arte Rupestre

Arte Paleolítico: datado entre 40.000 y 10.000 a. C., es el arte de cavernas profundas, galerias recónditas y oscuras, representaciones naturales y estáticas. Usaban diferentes colores rellenando toda la figura y no representaban figuras humanas, sino animales como el bisonte, caballos, ciervos, osos, dibujándolos aislados o en grupo. Tambien se han encontrado representaciones de signos abstractos y de manos. La representación más importante fue la de las cuevas de Altamira.

Arte Levantino: datado entre 6.000 y 4.000 a.c., este estilo se da en abrigos o covachos de escasa profundidad donde la luz solar penetraba sin dificultad. Se representaban animales como los cérvidos, cápridos y bóvidos, en manadas o en solitario. Son representaciones de perfil con los cuernos y pezuñas de frente, llamada esta técnica perspectiva torcida.

La representación de la figura humana adquiere protagonismo llegando a ser el tema principal, aparecen escenas de caza, danzas, luchas, de trabajo agrícola, recolección de miel, la domesticación de animales, entre otras, resaltando el movimiento. Se encontraron pinturas de Arte Levantino en Huesca, Lérida, en el sur de Tarragona, Teruel, este de Cuenca, Valencia, entre otras ciudades.

Arte esquemático: datado entre 4.000 y 1.000 a.c. Según en las zonas donde se ha encontrado las manifestaciones, parece de origen propio o de una evolución del arte Levantino. Las figuras empiezan a ser muy sintéticas, incluso algunas inidentificables, con una simplificación y esquematismo que lo podemos entender como un paso a la abstracción. Aparecen figuras humanas y de animales muy simplificadas, con composiciones escénicas, signos abstractos desconocidos en el arte Levantino. Resalta la esencia y el dinamismo.

Pinturas rupestres más famosas

Cueva de Altamira: en España, fue el primer lugar donde se encontró arte rupestre en el Paleolítico Superior. Se conservan muy bien las pinturas encontradas, con una longitud de unos 270 metros dentro de la cueva, siendo lo más destacado sus pinturas policromas.

Refugios rupestres de Bhimbetka: en la India, al pie de los montes Vindhyan, se encontró estas manifestaciones de arte rupestre siendo declarado Patrimonio de la Humanidad, siendo pinturas del periodo Mesolítico llegando a épocas recientes.

Cueva de Magura: en Bulgaria, sus pinturas están decoradas con guano de murciélago y representan distintas escenas de personas cazando y bailando, animales y plantas, teniendo la cueva una longitud de unos a 2.500 metros.

Cueva de las manos: en Argentina, es la expresión artística más antigua conocida de los pueblos indígenas hace 12.000 años. En sus paredes se encuentran impresas las 729 manos que dan nombre a la cueva, así como guanacos, figuras geométricas y escenas de la vida cotidiana, siendo también Patrimonio de la Humanidad.

Pinturas rupestres de Kakadu: en Australia, se encuentra el Parque Nacional de Kakadu, con más de 5.000 yacimientos y diferentes emplazamientos rupestres que contienen vestigios del arte de los aborígenes australianos que habitaron el lugar hace 20.000 años.

Pinturas de Ukhahlamba-Drakensberg: en Sudáfrica, sus tribus dejaron en sus pinturas las huellas de sus costumbres y de sus tradiciones religiosas, hace unos 8.000 años.

Cueva de Lascaux: en Francia, sus pinturas datan de entre los 13.000 y los 25.000 años a. d. C. Fue descubierta por casualidad en el año 1940, con el fin de preservar las pinturas la cueva fue cerrada al público y se ha habilitado una réplica de los emplazamientos más característicos del sitio

Pinturas de Twyfelfontein: en Namibia, donde se encuentra la mayor concentración de arte rupestre de África, también declarado como Patrimonio de la Humanidad en el año 2007.

Cueva Chauvet: en Francia, siendo las representaciones de mamuts, rinocerontes, leones y osos los más importantes, descubierta en el año 1994.

Líneas de Nazca: en Perú, siendo lo geoglifos los más famosos del mundo, trazando líneas, que forman trazados geométricos perfectos y representan animales, plantas, siluetas humanas y laberintos, llegan a medir 275 metros de largo.

En México, destacan las pinturas rupestres de la sierra de San Francisco, en Baja California, declaradas como Patrimonio Mundial de la Humanidad por la Unesco en el año 1993. Igualmente, se encuentran en las sierras de San Jorge, San Juan y Guadalupe pinturas rupestres protegidas por el Instituto Nacional de Antropología e historia (INAH).

Quizás te pueda gustar

Deja un comentario