El mundo de Friedrich Nietzsche

Biografía

Nietzsche nació en un pueblo muy cercano a la ciudad de Leipzig en Alemania el 15 de octubre de 1844. A una edad muy corta Nietzsche conoció el sufrimiento del duelo. Tenía 5 años cuando su padre murió, lo vio en su lecho irse consumiendo hasta morir y tan solo unos meses después su hermano menor murió de un ataque de convulsiones.

Nietzsche se traslado con su hermana y con su madre a Naumburgo, ahí inició sus estudios académicos, y en 1858 logró ingresar la prestigiosa escuela Schulpforta. Al terminar sus estudios en Schulpforta Nietzsche ingresó a la Universidad de Bonn a estudiar teología y filología clásica. Desde ese entonces el joven Nietzsche mostraba habilidades para las letras y la música.

Sus primeros acercamientos a la filosofía fue con la obra de Schopenhauer en 1865, y tres años más tarde conocería a Richard Wagner, el músico que marcó una etapa importante en la vida del filósofo y en su obra. Por esos mismos años se accidentó montando un caballo y esa lesión lo eximió de presentarse al servicio militar.



Unos años más tarde en 1869, fue invitado a la universidad de Basilea para impartir cátedra. Sus estudios sobre filología tenían mucho prestigio. De igual forma sus investigaciones filológicas ayudaron a obtener su titulo de doctorado sin presentar tesis. Sus investigaciones filológicas siguieron a inicios de la década de 1870, pero tuvieron muchos detractores entre el círculo filológico. Es por eso que trató de alejarse de la filología y acercarse más a la filosofía. Cuando la situación estaba oscura su amigo Richard Wagner salió a su defensa pública. Nietzsche tenía una amistad muy bien entablada con el músico y su esposa. Desgraciadamente esa amistad que había logrado influir en el pensamiento de Nietzsche tuvo su ruptura una década más tarde. La publicación de Humano, demasiado humano, marcó un distanciamiento con el músico pero la ruptura definitiva se produjo con la composición wagneriana Parsifal que demostraba sus tintes antisemitas y cristianos que Nietzsche ya no pudo suportar.

Tras la ruptura con Wagner Nietzsche la salud de Nietzsche empezó a decaer. Tenía cuadros de fatiga excesiva y las enfermedades que había adquirido en su juventud también hacían mella en su salud, se decidió a buscar un mejor clima para su salud y comenzó a viajar por Europa. En este periodo fue cuando empezó a gestar sus obras más famosas. Así habló Zaratustra, Más allá del bien y del mal y La genealogía de la moral. (De 1885 a 1887)

Tras este periodo productivo Nietzsche se apresuró a escribir Ecce Homo, obra que se publicaría póstuma debido a que su salud mental y física comenzó a deteriorarse hasta el día de su muerte el 25 de agosto de 1900.



Frases de Nietzsche

1. Quien con monstruos lucha, que se cuide de convertirse a su vez en monstruo. Cuando miras largo tiempo a un abismo, el abismo también mira dentro de ti.
2. El timorato ignora lo que es estar solo: detrás de su sillón siempre hay un enemigo.
3. Lo que distingue las mentes verdaderamente originales no es que sean la primeras en ver algo nuevo, sino que son capaces de ver como nuevo lo que es viejo, conocido, visto y menospreciado por todos.
4. La ventaja de la mala memoria es que en muchas ocasiones se regocija de las mismas cosas como si fuera la primera vez.
5. No existen fenómenos morales, sino solamente una explicación moral de los fenómenos.
6. En otro tiempo fuisteis monos, y también ahora es el hombre más mono que cualquier mono.
7. Entre el sentido de culpabilidad y el placer, siempre gana el placer.
8. Es sencillo hacer que las cosas sean complicadas, pero difícil hacer que sean sencillas.
9. El hombre, en su orgullo, creó a Dios a su imagen y semejanza.
10. No que me hayas mentido, que ya no pueda creerte, eso me aterra.
11. Todos necesitamos el sentido de culpa, pero nadie necesita sentirse culpable.
12. En el amor siempre hay algo de locura, mas en la locura siempre hay algo de razón.
13. El individuo ha luchado siempre para no ser absorbido por la tribu. Si lo intentas, a menudo estarás solo, y a veces asustado. Pero ningún precio es demasiado alto por el privilegio de ser uno mismo.
14. Yo os enseño el superhombre. El hombre es algo que debe ser superado. ¿Qué habéis hecho para superarlo?
15. La esperanza es el peor de los males, pues prolonga el tormento del hombre.
16. La grandeza del hombre está en ser un puente y no una meta: lo que en el hombre se puede amar es que es un tránsito y un ocaso.
17. Cuando me encuentro con una criatura, encuentro la voluntad del poder.
18. El remordimiento es como la mordedura de un perro en una piedra: una tontería.
19. La política es el campo de trabajo para ciertos cerebros mediocres.
20. La madurez del hombre es haber vuelto a encontrar la seriedad con la que jugaba cuando era niño.

Libros de Nietzsche

• 1862. Fatum e historia
• 1868. Libertad de la voluntad y fatum
• 1869. Homero y la filología clásica
• 1870. El drama musical griego
• 1870. Sócrates y la tragedia
• 1870. La visión dionisíaca del mundo
• 1871. El Estado griego
• 1872. El nacimiento de la tragedia en el espíritu de la música
• 1872. Sobre el porvenir de nuestras instituciones
• 1873. La filosofía en la época trágica de los griegos
• 1873. Sobre verdad y mentira en sentido extramoral
• 1878. Humano, demasiado humano. Un libro para espíritus libres
• 1879. Opiniones y sentencias diversas
• 1881. Aurora. Reflexiones sobre los prejuicios morales
• 1882. La ciencia jovial. La gaya ciencia
• 1885. Así habló Zaratustra. Un libro para todos y para ninguno
• 1886. Más allá del bien y del mal.
• 1887. La genealogía de la moral. Un escrito polémico
• 1888. El Anticristo. Maldición sobre el cristianismo
• 1888. El caso Wagner. Un problema para los amantes de la música
• 1889. Ecce homo. Cómo se llega a ser lo que se es

El superhombre de Nietzsche


  • La ruptura con el cristianismo como doctrina moral es algo muy evidente en la filosofía de Nietzsche. Su célebre frase “Dios a muerte” hace evidencia de eso. Pero para ser claros, Nietzsche no estaba peleado con la figura de cristo. Lo que rechazó es el dogma cristiano. Como dogma se entiende la serie de reglas o normas que se imponen al hombre para que actúe moralmente según la religión que impone el dogma.

    En general, Nietzsche rechazó todos los dogmas. Fue un filósofo que predicaba la libertad. El Superhombre es una muestra de ello. Representa libertad y responsabilidad.

    Parte de la construcción del superhombre está relacionado con el rechazo del idealismo kantiano y la filosofía de Spinoza y sus contemporáneos. Estas construcciones filosóficas se basaban en el modelo platónico que Nietzsche rechazó con violencia debido a su origen moral. El mismo Nietzsche afirmaba que Sócrates fue un error para la filosofía. Eran fuertes declaraciones para el paradigma de su época. Pero el firme argumento del superhombre creo nuevos paradigmas que en la actualidad siguen vigentes en el mundo de la filosofía en pensamientos como el existencialismo, el posestructuralismo, el deconstructivismo y el posmodernismo.

    El superhombre es algo simple, la superación del hombre por el hombre mismo. Es decir, superar las ataduras que implica el mundo moral.

    En el libro Así habló Zaratustra Nietzsche explica las tres fases para llegar al superhombre.

    1. Camello. En esta fase el espíritu carece de autonomía. Lleva cargando a cuestas el peso de la moral judeocristiana y no cuestiona el peso de esta moral. Simplemente lo carga.

    2. León. El León es el símbolo de la rebeldía, no existe el superhombre aún, pero en esta fase el espíritu del hombre se aleja y renuncia a toda moral, es más como un rechazo que una renuncia.

    3. Niño. El niño es la fase final del Superhombre. El niño no tiene ataduras. Escribe su propios valores morales y en esta etapa, haciendo alusión a una frase de su libro Más allá del bien y del mal: “La madurez del hombre es haber vuelto a encontrar la seriedad con la que jugaba cuando era niño”. Significa que el espíritu del hombre es capaz de ser responsable de sus decisiones y ser consecuente con ellas.

    Seguir leyendo Nietzsche y el origen de la tragedia...
    Quizás te pueda gustar

    Deja un comentario