El talentoso Marcel Proust

Biografía

Marcel Proust nació el 10 de julio de 1871 en París, Francia y falleció por complicaciones de asma a los 51 años el 18 de noviembre de 1922 en París. Proust fue hijo de un médico epidemiólogo con renombre, su padre impartió cátedra en la Facultad de Medicina de París. Su madre Jeanne Clemence Weil, una mujer judía, era muy culta. Fue la figura que más influencia tuvo sobre Proust para que este se decidiera por la carrera de las letras.

Sus padres siempre lograron mantenerle una vida sin carencias a Proust, en cuanto a bienes materiales nunca le faltó nada. Pero por desgracia, como cuenta en “El camino de Swan” fue un niño enfermizo. A la corta edad de 8 años tuvo su primer ataque de asma, posterior a esto la afección ya no le abandonaría. El asma cambió drásticamente su estilo de vida.

Estos detalles se pueden ver reflejados en su obra cuando habla de “Balbec” y “Combray” en su obra “En busca del tiempo perdido”. Estos lugares a pesar de ser ficticios están relacionados con las provincias que visitaba cuando era un niño. Proust sufría demasiado por el polen que desprendían las plantas, hasta llegar al grado de sofocarse, por lo consecuente su familia restringió los viajes casi al grado de prohibirlos. Lo que creo en la mente del autor la ilusión de un paraíso perdido. El sentimiento de abrazar al pasado y a ese paraíso perdido esta dibujado en “En busca del tiempo perdido”, aunque en sus apuntes de la obra “Contra Saint-Beuve” se pone más de manifiesto estos recuerdos. Algunos de esos textos posteriormente pasaron a formar parte de “En busca del tiempo perdido”.



La inspiración para su trabajo

Cuando llegó su adolescencia la enfermedad no le abandonó. Ingresó al Liceo Condorcet, pero debido a su condición su asistencia fue muy intermitente. Además poco tiempo después fue cuando Proust comenzó a frecuentar los salones parisinos de manera incansable, estos recuerdos se pueden extraer de la segunda de obra de “En busca del tiempo perdido”, “A la sombra de las muchachas en flor”. En esta parte al describir como prefería los placeres mundanos sobre los placeres de la inteligencia es un pasaje donde Bergote (que esta inspirado en Anatole France) lo adula por su intelecto haciendo notar que no necesita los placeres mundanos que le eran esquivos por su salud; y Proust, herido por el comentario confiesa que sacrificaría sin dudar la inteligencia por poder disfrutar de los placeres de callejear.

Marcel Proust fue juzgado por ser una persona de poco valor intelectual, se la pasaba en los salones y en los cafés sin publicar textos de un valor literario real. A pesar de que sus padres le concedieron la oportunidad de estudiar letras siempre y cuando se graduara de derecho, Marcel mal gastó mucho de su tiempo frecuentando a las damas de los salones parisinos. Tenía un intelecto que enganchaba y una conversación fluida y un genio encantador.

Aunque desperdició mucho de su tiempo de juventud en estos salones sin escribir o ejercer de manera correcta alguna de sus licenciaturas, estos espacios fueron los que lo llevaron a entablar la amistad con Anatole France y que este hiciera el prólogo a su obra “Los placeres y los días” que era una recopilación de poemas en prosa y otros textos.

Etapa madura y muerte

Después de “Los placeres y los días” Proust siguió trabajando, contaba con 25 años y una carrera por delante. Sin embargo a los 35 años (en 1906) perdió a su madre, hecho que le cambió la vida. Al estar tan conectado con ella no pudo reponerse y se retiró a Versalles para vivir cerca de una amiga de su madre. En esos momentos estaba por nacer una de las obras más grandes de la literatura universal y que hoy en día sigue siendo un referente para el estilo de las novelas río.

Marcel Proust decidió recluirse para trabajar en su obra “En busca del tiempo perdido”, cuando terminó el primer volumen “Por el camino de Swann” tuvo que publicarla con su propio capital, debido a que su mala reputación de hombre mundano se le consideró a su obra de poco valor literario y superficial. Sin embargo la obra fue bien recibida y le abrió las puertas para los siguientes volúmenes.



Su obra se siguió publicando hasta “Sodoma y Gomorra” después de la publicación de esta obra Marcel Proust cayó presa de la neumonía y falleció el 18 de noviembre de 1922.

Libros de Marcel Proust

1896: Los placeres y los días
1904: traducción de la obra de J. Ruskin The Bible of Amiens
1906: traducción de la obra de J. Ruskin Sesame and Lilies
1913-1927: En busca del tiempo perdido:
1. 1913: Por el camino de Swann
2. 1919: A la sombra de las muchachas en flor
3. 1921-1922: El mundo de Guermantes I y II
4. 1922-1923: Sodoma y Gomorra I y II
5. 1925: La prisionera (póstuma)
6. 1927: La fugitiva (póstuma)
7. 1927: El tiempo recobrado (póstuma)
1919: Parodias y misceláneas
1927: Crónicas (póstuma)
1954: Contra Sainte-Beuve (póstuma)

Obras importantes de Marcel Proust

En busca del tiempo perdido

Esta obra es la más importante del autor y marca una tendencia literaria en Europa. Es una de las novelas más importantes del género de las “novelas río” en las que el autor cuenta detalles de la vida de los personajes a través de varias novelas. Junto con Emile Zola Proust es un referente para este género literario. El estilo del trabajo de Proust es muy detallista. Abunda en los detalles, detiene el instante. El ritmo de la escritura de Proust es como un laberinto. De pronto se detiene a captar hasta el más mínimo detalle de un momento y en otras ocasiones avanza demasiado rápido transportando al lector de un cuarto a un parque en segundos.

“En busca del tiempo perdido” es un trabajo donde Proust construyó una ficción de su vida. Aunque muchos de los pasajes son fragmentos de su vida hay construcciones que son falsas. Por ejemplo, la vida amorosa del autor. Marcel Proust era Homosexual, además, se pueden añadir los lugares, Balbec, Combray, son lugares que no existen dentro de Francia pero tienen una clara referencia a zonas específicas de París en las que Proust pasó algún tiempo de su vida. Los relatos de los salones son reflejo de su vida mundana que tanto gozaba.

Movimiento Literario

Uno de los movimientos literarios que desencadena el trabajo de Proust es la mezcla de ficción con realidad. Que se pierde en un solo relato envuelto por detalles profundos y perfectamente estilizados. Como un laberinto.

El otro movimiento al que suscriben a Proust es el de las novelas río. Donde los personajes de una novela reaparecen en las siguientes entregas, los personajes tienen un avance psicológico y físico según avanza el tiempo dentro del mundo interno de la novela. En el caso de Proust se puede ver al mismo Proust evolucionando dentro de sus novelas junto con otros personajes como Albertine, Swann, Madame Swann, Gilberte, etc.

Quizás te pueda gustar

Deja un comentario