La tórrida vida de Hemingway

Biografía

Infancia y tórrida juventud

Ernest Miller Hemingway nació el 21 de julio de 1899 en Oak Park, Illinois, un suburbio de Chicago. La familia de Ernest era muy conservadora, religiosa y tradicional. Su padre era un médico y su madre una música. Su posición económica era bastante acomodada. Desde pequeño su madre lo instruyó en la música y su padre lo enseño a cazar y realizar actividades al aire libre. Más tarde en su adolescencia, Hemingway destacó en la escuela secundaria como atleta y como miembro del periódico. Su educación media la cursó en su pueblo natal, donde aprendió un poco de periodismo y participó junto con su hermana en la orquesta de la escuela. En 1918 Hemingway respondió a un anunció de la Cruz Roja en Kansas City y firmó un contrato para ser conductor de una ambulancia en Italia. A mediados de ese año salió para Europa, llegó a París cuando los alemanes estaban bombardeando la ciudad. En su estancia en Italia fue herido gravemente. Estuvo hospitalizado durante 5 días antes de ser trasladado al hospital de la Cruz Roja. Durante su periodo de recuperación conoció a una enfermera de la cual se enamoró: Agnes, tenían planes de casarse, sin embargo ella lo abandonó. Esta experiencia marcó al autor. Tanto su roce con la muerta como la decepción amorosa.

En 1919, Hemingway regresó a casa. La experiencia que tuvo en la guerra lo cambio. El estar cerca de perder su pierna, el choque cultural y la barrera del lenguaje, la muerte que observó durante su estancia. Todo eso le causo un profundo cambio. Había vuelto más maduro. Pasó poco tiempo inactivo, a pesar de que no podía hacer mucho por el reposo recomendado, el autor aceptó un trabajo en el Toronto Star Weekly, un amigo de la familia le había ofrecido el trabajo y era una oportunidad para que el autor tuviera una actividad sin necesidad de estar mucho tiempo dentro de una oficina. Durante ese periodo se traslado a París y conoció a Scott Fitzgerald y a Hadley Richardson, su primera esposa.

Su vida como escritor

A partir de ese momento comenzó su vida en Europa, en los años siguientes trabajó como corresponsal oficial del Toronto Star. Vivió en París y conoció a varios escritores que influyeron en su trabajo y lo ayudaron con su trabajo como escritor. Entre los más conocidos está Scott Fitzgerald, Gertrude Stein y James Joyce.



Decadencia y Muerte

Durante su estancia en París nació su primera hija y también publicó sus primeros cuentos. En 1923 visitó España, donde conoció junto con su esposa, la fiesta de Pamplona. Años más tarde Hemingway regresó con un convoy de norteamericanos e ingleses a experimentar la fiesta de Pamplona, esa experiencia le otorgó los elementos para su trabajo titulado Fiesta. Durante la redacción del mismo su matrimonio con Hadley se empezó a deteriorar, lo que inevitablemente después terminó en un divorcio. En 1927 estaban oficialmente divorciados. Hadley aceptó quedarse con las ganancias de su libro Fiesta y dividieron los bienes de manera equitativa. En mayo del mismo año Hemingway se casaba con Pauline. Con el embarazo de Pauline regresaron a Estados Unidos. Cayo Hueso fue el destino recomendado por John Dos Passos. Primero llegaron a Kansas donde nació su hijo, Patrick. Posteriormente viajaron a Nueva York donde Hemingway recibió la noticia del suicidio de su padre. Con su hijo en brazos se fue a vivir a Cayo Hueso, Florida. Ahí hecho raíces de una forma metafórica, ya que efectivamente vivió en Cayo Hueso y escribió una de sus obras más importantes que lo coronaron como uno de los grandes escritores norteamericanos: Adiós a las armas. Sin embargo su carácter inquieto lo llevó a viajes con sus amigos y a un safari de 10 semanas en África con su familia. Ese safari fue lo que le dio los elementos para futuras obras.

En 1937 Hemingway había acordado trabajar como corresponsal de La guerra Civil Española para la North American Newspaper Alliance. En España conoce a otra mujer que lo hace separarse de Pauline. Empezó a vivir de manera intermintente en Cuba, España y visitas a otros países erupeos y a China como acompañante de su nueva esposa. Al poco tiempo se volvió a divorciar y a enamorar nuevamente. La vida de Hemingway está llena de rupturas amorosas y encuentros nuevos. Durante su estancia en Cuba, en la década de 1940 además de una fuerte depresión por la muerte de sus amigos escritores, también produjo dos novelas, Al otro lado del río y entre los árboles y El viejo y el mar. La primera, inspirada en una joven de 15 de años de la cual se enamoró platónicamente Hemingway, que recibió críticas muy severas. Y la segunda diametralmente opuesta, lo condujo a una fama internacional y a recibir el premio Nobel en 1954.

Despues de su estancia en Paris y de haber recuperado un baúl con notas y sus trabajos de juventud volvió muy entusiasmado a Cuba y trabajo arduamente en varias de sus obras. No obstante, con el ascenso de Fidel Castro, Hemingway decidió volver a EEUU en 1960. Durante esa época su temperamento cambió. Se volvió paranoico y sentía que el FBI seguía sus pasos, además de tener una enorme preocupación por sus impuestos. Un año después, tras haber sido internado para tratar sus problemas psicológicos, Hemingway se disparó con su escopeta favorita. El 2 de julio de 1961 fue declarado muerto y sus restos descansan en Ketchum, EEUU.

Obras de Hemingway

Cuentos

• 1923: Tres relatos y diez poemas
• 1925: En nuestro tiempo
• 1927: Hombres sin mujeres
• 1933: El ganador no se lleva nada
• 1938: La quinta columna y los primeros cuarenta y nueve relatos
• 1961: Las nieves del Kilimanjaro
• 1969: La quinta columna y cuatro historias de la guerra civil española
• 1972: Nick Adams

Novelas

• 1926: Aguas primaverales
• 1926: Fiesta
• 1929: Adiós a las armas
• 1937: Tener y no tener
• 1940: Por quién doblan las campanas
• 1950: Al otro lado del río y entre los árboles
• 1952: El viejo y el mar
• 1970: Islas a la deriva
• 1986: El jardín del Edén
• 1999: Al romper el alba

Artículos

• El maestro Herold
• La soledad
• El Carnaval
• La Nena
• Las perlas
• La mujer a la moda
• La pereza
• La ridiculez
• Caso de ablativo
• El grillito cantor

El Viejo y El Mar

Aquí hay un audiolibro del famoso relato de Hemingway

  • El resumen del libro:
  • Hemingway en las películas

    El literato es una figura importante. Se hizo una adaptación de el viejo y el mar con la actuación de Anthony Queen.

    El viejo y el mar (1990) Película completa


  • También se hizo una representación de su personaje en Medianoche en París de Woody Allen.

    Medianoche en París tráiler (2011)
  • Frases de Hemingway

    1. La felicidad en las personas inteligentes es lo más raro que conozco.
    2. No hay nada que escribir. Todo lo que haces es sentarte frente a una máquina de escribir y sangrar.
    3. El hombre no está hecho para la derrota. Un hombre puede ser destruido pero no derrotado.
    4. Siempre haz sobrio lo que dijiste que ibas a hacer borracho. Eso te enseñará a mantener la boca cerrada.
    5. No hay nada noble en ser superior a tus semejantes. La verdadera nobleza radica en ser superior a tu antiguo ser.
    6. El hombre tiene corazón, señor mío, aunque no siga sus dictados.
    7. La lluvia se detendrá, la noche terminará, el dolor se desvanecerá. La esperanza nunca está tan perdida que no se puede encontrar.
    8. No hay un amigo tan leal como un libro.
    9. Ahora no es el momento de pensar en lo que no tienes. Piensa en lo que puedes hacer con lo que tienes.
    10. Nunca confundas el movimiento con la acción.
    11. Todos los buenos libros tienen en común que son más buenos que si hubieran sucedido realmente.
    12. No puedes alejarte de ti moviéndote de un lugar a otro.
    13. Recuerda que todo está bien hasta que está mal. Sabrás cuándo está mal.
    14. Un gato tiene absoluta honestidad emocional: los seres humanos, por una razón u otra, pueden ocultar sus sentimientos, pero un gato no.
    15. La papelera es el primer mueble en el estudio de un escritor.
    16. Como escritor, no debes juzgar, debes entender.
    17. Ya no soy valiente, cariño. Estoy todo roto. Me han roto.
    18. Me encanta dormir. Mi vida tiene la tendencia a derrumbarse cuando estoy despierto, ¿sabes?
    19. La mejor manera de saber si puedes confiar en alguien es confiar en él.
    20. Los cobardes mueren mil muertes, pero los valientes solo mueren una vez.
    21. Somos más fuertes en los lugares en los que nos hemos roto.
    22. La vida no es difícil de manejar cuando no tienes nada que perder.
    23. El valor es gracia bajo presión.
    24. Nunca pienses que la guerra, sin importar cuán necesaria o justificada sea, no es un crimen.
    25. Lo más doloroso es perderse en el proceso de amar demasiado a alguien y olvidar que también es especial.
    26. El primer borrador de cualquier cosa es una mierda.
    27. Todo lo que tienes que hacer es escribir una oración verdadera. Escribe la oración más verdadera que sepas.
    28. Bebo para hacer que otras personas sean más interesantes.
    29. Cuando la gente habla, escucha completamente. La mayoría de la gente nunca escucha.
    30. No hay una sola cosa que sea verdad. Todo es verdad.
    31. No puedo soportar pensar que mi vida va tan rápido y que realmente no la estoy viviendo.
    32. Mi objetivo es dejar en papel lo que veo y lo que siento de la mejor y más simple manera.
    33. He aquí un soldado en plena guerra. Es valiente porque cree que nada le ha de suceder, que él no es como los otros, que tiene una virtud especial y una media incertidumbre de que no le han de tocar.
    34. Nunca vayas de viaje con alguien a quien no amas.
    35. Escribe fuerte y claro sobre lo que duele.
    36. Eres tan valiente y tranquilo que me olvido de que estás sufriendo.
    37. Para escribir sobre la vida, primero debes vivirla.
    38. Los artistas nunca son auténticos refugiados, porque al huir se llevan siempre el mejor de sus bienes: a sí mismos.
    39. Si dos personas se aman no puede haber un final feliz.
    40. Es terriblemente fácil ser fuerte sobre todo durante el día, pero por la noche es otra cosa.
    41. Escribieron en los viejos tiempos que es dulce y apropiado morir por el país de uno. Pero en la guerra moderna, no hay nada dulce ni apropiado en tu muerte. Morirás como un perro sin una buena razón.
    42. El hambre es una buena disciplina.
    43. Preocúpate un poco cada día y perderás dos años de vida. Si algo está mal, arréglalo si puedes. Pero prepárate para no preocuparte: la preocupación nunca arregla nada.
    44. Déjale pensar que es más hombre que yo y así será.
    45. Ningún animal tiene más libertad que el gato, pero entierra el desastre que hace. El gato es el mejor anarquista.
    46. Muéstrales a los lectores todo, no les digas nada.
    47. Nadie debería estar solo en su vejez.
    48. Lo primero y lo último que tienes que hacer en este mundo es durar y no ser aplastado por él.
    49. La buena escritura es una buena conversación, solo que hay más.
    50. No es asunto de ellos que tengas que aprender a escribir. Déjalos pensar que naciste de esa manera.
    51. Toda mi vida he visto las palabras como si las estuviera viendo por primera vez.
    52. Vive la vida plena de la mente, exultante de nuevas ideas, intoxicado por el romance de lo inusual.
    53. Un hombre inteligente a veces se ve obligado a beber para pasar tiempo con los tontos.
    54. Hasta ahora, sobre la moral, solo sé que lo que es moral es lo que te hace sentir bien después y lo que es inmoral es lo que te hace sentir mal después.
    55. Todos se portan mal, si les dan la oportunidad.

    Quizás te pueda gustar

    Deja un comentario