Vida y Obras de Frida Kahlo

Su nombre completo era Magdalena Cármen Frida Kahlo Calderón y nació en 1907 en la Ciudad de México, aunque se le sabe por mucho relacionada al movimiento del muralismo mexicano debido a su relación con Diego Rivera, ella era pintora, creó un estilo artístico único que en sus propias palabras era una metáfora de sus vivencias y acontecimientos que marcaron su vida, quizás uno de los acontecimientos que más marcaron su vida (y su obra) fue el accidente que durante su juventud y hasta la época adulta la tuvo sumergida en un doloroso y difícil pasaje de convalecencia, para hacer más pasadera esta etapa de su vida aprendió a pintar y reflejar el mundo psicológico en el cuál ella vivía debido a sus enfermedades, en 1929 contrajo nupcias con el ya entonces afamado muralista mexicano Diego Rivera y en el año de 1932 sufrió un aborto espontáneo el cuál marcaría su vida y carrera artística de manera importante, debido a este suceso y la fuete depresión (que nunca pudo superar por completo) su trabajo se volvió sombrío y melancólico como se refleja en dos de sus obras más importantes: Henry Ford Hospital o “la cama voladora” (1932) y Frida y el Aborto o “Frida y la operación cesárea” (1932) en la que el estado de ánimo de la pintora que incluso recordó la cama del hospital Henry Ford de Detroit en la que estuvo postrada muestra una profunda tristeza de su alma.

André Bretón, afamado escritor y artista del dadaísmo que conoció la obra de Frida la reconoció como una Surrealista Espontánea y montó exposiciones en Paris (donde el trabajo de Kahlo no fue bien visto) y en Nueva York donde tuvo un poco más de éxito, esta afirmación quedaría desmentida por la misma Frida que nunca se sintió cercana a la corriente surrealista del arte. Junto con Diego Rivera, Kahlo fue una promotora empedernida del rescate de las raíces Nacionales mediante el indigenismo que buscaba recuperar o reinterpretar la grandeza de la época prehispánica en México, esto llevó a la pareja a coleccionar una gran cantidad de piezas prehispánicas (repartidas hoy entre el Museo Casa Azul y el Museo Anahuacalli) aunque la autenticidad de dichas piezas ha sido puesta en entredicho por especialistas del arte mesoamericano, asegurando que solamente entre el 5 y 10% de la colección integrada por cerca de 40,000 piezas es original, esto se ve también reflejado en muchas de sus pinturas donde resaltan rasgos y elementos indígenas, también tomaron al xoloitzcuintle como símbolo del resurgir de la “raza de bronce” y un México idílico que veía con añoranza su pasado anterior a la llegada de los españoles.

La vida y el arte de Frida Kahlo siempre se vieron ensombrecidos por las enfermedades y es que a la edad de 6 años sufrió un severo cuadro de poliomielitis que dejó serias secuelas en su salud, para 1925 sufrió un gravísimo accidente vehicular que le rompió en 2 la columna vertebral y la imposibilitó para tener hijos, se dice que al menos le hicieron 30 cirugías para aliviar este padecimiento sin que estas resultaran más que de manera temporal, su pintura era la forma de liberar los demonios de sus enfermedades y que lo expresó con un tipo de arte que aún a la fecha causa mucha controversia y del que se dice que no todas las personas son capaces de apreciar. Debido a todo esto mucha de su vida adulta y aún de sus horas de trabajo tuvo que pasarlas postrada en una cama, de ahí una de sus frases más conocidas: “Pies, para qué los quiero si tengo alas para volar”. Los elementos que componen la obra de Frida Kahlo van más allá de lienzos, pinceles y pigmentos, están más relacionados con las ansias, el melodrama y la tristeza, estos son los componentes presentes en todas las obras de la pintora coyoacanense y los que le han dado un salto a la fama a nivel mundial aunque como pasó en esa exposición a la que se le invitó en Paris: a muchas personas sigue sin agradarles su arte.

Algo también importante en la vida de Frida Kahlo (si no es que lo más) fue su compañero de vida: Diego Rivera, dentro del mundo sombrío y doloroso de la pintura siempre estuvo cerca de quien era su inspiración para continuar su vida y su obra, su esposo Diego, ese amor quedó inmortalizado en diferentes pinturas de Frida Kahlo y en varias cartas que le dedicó a su gran amor. A pesar de las constantes peleas debido a la infidelidad del muralismo mexicano, el amor entre ellos siempre regresaba aún más fuerte que antes, para resumir su obra otra de las conocidas frases de Frida reza así: “Nunca pinto sueños ni pesadillas. Pinto mi propia realidad”. Duras palabras para expresar una realidad de penurias y dificultades pero que creó el carácter de una mujer que en nuestros días es un ícono de lucha y superación tomado como estandarte de muchos movimientos y corrientes. Cuando Rivera y Kahlo formalizan su relación antes del accidente mencionado el muralista tenía ya 45 años mientras que Frida únicamente 22. Su amor por Diego quedó inmortalizado en otra de sus frases célebres: "Diego es tan amable, tan tierno, tan sabio, tan dulce. Yo lo bañaré y lo lavaré".

Para 1935, Frida descubre que Diego mantenía una relación amorosa con su hermana menor Cristina Kahlo, esto llevó a Frida a tomar la decisión de que la relación con el muralista continuaría pero en un ambiente de libertinaje donde ambos podrían relacionar sentimental y sexualmente con las personas que ellos quisieran, incluso se sabe de varios romances de Kahlo con mujeres. Quizás el más famoso fue el que mantuvo con León Trotsky quien huyó de Rusia luego de ser una de las cabezas del movimiento revolucionario, esto traería a los Rivera Kahlo la última gran influencia socialista a la que Diego incluso hizo honor en varios de sus obras en la etapa media y final de su desarrollo artístico.



Aparte de las obras ya mencionadas, el grupo de autorretratos que Frida pintó al mirarse en un espejo constituyen algunas de las obras más importantes de la pintora mexicana. Un 13 de julio de 1954, Kahlo muere en su casa de Coyoacán y que para 1958 se convirtiera en el Museo de la Casa Azul, lugar de homenaje a la vida y a la obra de esta controversial pintora, antes de ser incinerada y depositada en este lugar, Diego Rivera mandó a vestir el féretro que contenía sus restos mortales con una bandera comunista y fue exhibido en el Palacio de Bellas Artes, una de las leyendas sobre la obra de Frida Kahlo es que su propia depresión la imposibilitaba de terminar sus obras y se dice que el propio Diego Rivera las terminaba.

5 Frases Geniales de Frida Kahlo

1- Si pudiera darte una cosa en la vida, me gustaría darte la capacidad de verte a ti mismo a través de mis ojos, Soló entonces te darás cuenta de lo especial que eres para mi.

2- Quise ahogar las penas en licor pero las condenadas aprendieron a nadar.

3- Todo puede tener belleza aún lo más horrible.

4- Pies, ¿Para que los quiero? si tengo alas para volar

5- Me pinto a mi misma por que soy a quien mejor conozco

Tip

Para conocer más del legado artístico de Frida Kahlo puede visitarse EL Museo de la Casa Azul ubicado en Londres 247, Del Carmen, Coyoacán, 04100 Ciudad de México, CDMX, el costo de entrada para el público en general es de $150 mientras que para niños menores de 12 años es de $75 y con el pago se puede visitar tanto este recinto como el Museo Anahuacalli ubicado en la Calle Museo 150, San Pablo Tepetlapa, 04620 Ciudad de México, CDMX. Los horarios de visita para la Casa Azul son los siguientes: Martes: 10:00 am – 17:30 pm, Miércoles: 11:00 am – 17:30 pm y Jueves a domingo: 10:00 am – 17:30 pm.
Quizás te pueda gustar

Deja un comentario