El Tradicional Día de Muertos en México

Origen del Día de Muertos

Quizás una de las tradiciones más arraigadas en nuestro país sea la celebración de Día de Muertos que tiene muchas variantes y diferencias, pero en esencia sigue siendo la misma en las regiones de nuestro país.

Cuando llegaron a América los españoles en el siglo XVI trajeron sus propias celebraciones del Día de Muertos cristianas y europeas, donde se recordaba a los muertos en el Día de Todos los Santos. Al convertir a los nativos del nuevo mundo se dio lugar a un sincretismo que mezcló las tradiciones europeas y mesoamericanas, haciendo coincidir las festividades católicas del Día de todos los Santos y Todas las Almas con el festival similar, creando el actual Día de Muertos.

Actualmente, el Día de Muertos en México, representa una mezcla de la devoción cristiana con las costumbres y creencias prehispánicas y se materializa en el tradicional altar-ofrenda, que es un rito respetuoso a la memoria de los muertos, su propósito es atraer sus espíritus. Consiste en obsequiar a los difuntos los alimentos y objetos preferidos por ellos en vida, para que vuelvan a gozar durante su breve visita. Una de las tradiciones más arraigadas del pueblo mexicano es sin duda la conmemoración de los Días de Muertos, acto de profunda filosofía que tiene sus orígenes en el México ancestral; en donde la cosmovisión de la muerte pertenecía a toda una forma de vivir, de pensar y de crear el mundo a partir de la estrecha y unida relación del hecho de nacer, pero también de morir, como una misma pieza de un solo tiempo y espacio.

Los diversos pueblos del mundo han expresado de diversas maneras una relación con el culto a la muerte y en México tiene sus orígenes en las profundas raíces mayas, teotihuacanos, mixtecos, zapotecas, toltecas, nahuas, chichimecas y purépechas entre tantos grupos que habitaron el territorio mesoamericano, cada uno de estos pueblos heredo una rica y basta cultura donde la muerte es parte esencial de la misma.

Ahondaremos este tema con uno de los más impresionantes ejemplos en México, esta celebración se lleva a cabo en Pomuch Campeche. Donde los muertos cobran vida. Cuenta la historia que en un día en el poblado llegaron unos visitantes españoles, los cuales vieron a unos nativos mayas lavando cerca de un cenote (actualmente se ubica en el centro del poblado) y entonces les preguntaron a las mujeres mayas que como se llamaba ese lugar en el que se encontraban, las mujeres pensaron que les estaban preguntando que hacían y ellas respondieron en su lengua natal que estaban lavando (Tin-Poo=lavar) y después los españoles preguntaron que qué eran esos animalitos estaban cerca del cenote y a lo que ellas respondieron much ( sapos) y es por eso que los españoles le pusieron el nombre de Tix-Pocmuch, y con el paso del tiempo fue llamado Poc-Much, hoy conocido Pomuch.

La Villa de Pomuch, pertenece al municipio de Hecelchakan del Estado de Campeche. Sus límites territoriales son con el vecino municipio de Tenabo, la ciudad de Hecelchakan, con la Sierra madre occidental y con el pueblo de Dzodzil. Pomuch, donde los muertos no espantan, donde en lugar de tener miedo a los muertos se les venera y se les espera ansiosamente... donde los rituales mayas cobran vida y aún se conservan; donde podemos mirar a una población devota y llena de fe; ahí donde una vela encendida puede significar mucho más que respeto, donde aún se les teme a los amiguitos del monte (aluxitos) y se les agradece; un lugar lleno de misterios y encantos.

Pomuch cuenta con numerosas tradiciones y costumbres, entre ellos se encuentra el más conocido por el mundo "El día de muertos", en donde la gente se dirige a las pequeñas casitas en el cementerio para limpiar los restos óseos de sus familiares más cercanos. Día de muertos. "Porque he de tener miedo, si los muertos no espantan, además que más me puede hacer mi madre", palabras de una persona limpiando los restos óseos de su madre ya fallecida en Pomuch. El día de muertos en la Villa de Pomuch se celebra el 1 y 2 de noviembre, pero antes de esos días, la gente acostumbra ir al cementerio a limpiar los restos óseos de sus familiares cercanos y queridos, los cuales son depositados en cajitas de maderas en los osarios, llevan entre manos escobas, brochas, para hacer la limpieza de estas casitas de todos colores y tamaños.



La limpieza es todo un ritual, ya que se comienza a limpiar por los huesos de las extremidades inferiores y se termina con el cráneo, que es aquel que va sobre los demás huesos. En el cementerio es curioso observar muchísimos osarios y en los cuales lo primero que vemos son los cráneos, a los cuales los rayos de sol le dan un poco de luz. Toda la gente que realiza este ritual lo hace con mucha devoción y con mucho amor, ya que es una forma de acordarse de sus queridos que se han adelantado de nosotros y que en un futuro no muy lejano estaremos acompañándolos. El día de muertos se realizan rezos dedicados a los muertos, el primer día, el cual es dedicado a los difuntos pequeños "pixanitoa" en el altar se acostumbra poner comida, refrescos, pero sobre todo dulces y en algunas casas se colocan los juguetes de los pequeños difuntos. El día de los grandes, en la mayoría de las casas se acostumbra hacer los tradicionales pibipollos, los cuales son colocados en los altares, también se pone, agua, refrescos, cigarrillos, alcohol, flores, y entre otras cosas que acostumbraba el difunto comer o tomar en la vida terrestre.

Tip

Se puede asistir a las grandes celebraciones públicas que se llevan a cabo en la delegación Xochimilco, donde el pueblo de Mixquic es el principal ejemplo, para llegar pueden arribar al metro General Anaya (línea dos del metro) y tomar un camión que tiene su base saliendo en dirección vehicular sur-centro y que los llevará hasta este mágico pueblo de la Ciudad de México donde toda la noche de los días 1 y 2 de noviembre pueden encontrar a cientos de familias velado a los muertos en el panteón de la comunidad, como recomendación lleguen temprano a Mixquic ya que la cantidad de gente que se reúne es importante.

Quizás te pueda gustar

Deja un comentario