Cultura Tolteca

Primeramente los toltecas, que en romance se puede llamar oficiales primos, según se dice, fueron los primeros pobladores de esta tierra, y los primeros que vinieron a estas partes que llaman tierras de México, o tierras de chichimecas; y vivieron muchos años primero en el pueblo de Tullantzinco, en testimonio de lo cuál dejaron muchas antiguallas allí, y un “cu” que llamaban en su lengua “Uapalcalli” el cuál está hasta ahora, y por ser tajado en piedra y peña ha durado tanto tiempo.

Y de allí fueron a poblar la ribera de un río junto al pueblo de Xicotitlan, y el cuál ahora tiene el nombre de Tula, y de haber morado y vivido allí hicieron, entre las cuales dejaron una obra que está allí y hoy en día se ve, aunque no la acabaron, que llamaban coatlaquetzalli, que son unos pilares de la hechura de culebra, que tienen la cabeza en el suelo, por pie, y la cola y los cascabeles de ella tienen arriba. Dejaron también una sierra o un cerro, que los dichos toltecas comenzaron a hacer y no lo acabaron, y los edificios viejos de sus casas, y el encalado aparece hoy en día: hállanse también cosas suyas primariamente hechas, conviene a saber, pedazos de olla, o de barro, o vasos, o escudillas y ollas; sácanse también de debajo de la tierra joyas y piedras preciosas, esmeraldas y turquesas finas.

No hay textos que relaten los trágicos acontecimientos que ensombrecieron la historia de Mesoamérica, pero existen en el imaginario de la caída de culturas florecientes como Mayas, Toltecas y Zapotecos. Los únicos testimonios son los restos de ciudades incendiadas, templos destruidos. Tumbas profanadas, poblaciones consumidas por el hambre y la enfermedad, tierras extenuadas, ciudades amuralladas o levantadas en sitios inaccesibles, así como la producción masiva de símbolos de guerra. Las nuevas ciudades fundadas o engrandecidas entre el siglo IX y el XII multiplican los emblemas de guerra y conquista. A esta época de inestabilidad y migraciones continuas corresponde la transformación del reino de Toniná, enclavado en el espinazo montañoso de Chiapas, en una potencia militar, protagonista de grandes hazañas.



Desde el punto de vista arqueológico el criterio de lo Tolteca lo dan los monumentos de Chichén Itzá porque allí es fácil encontrar y distinguir los elementos Toltecas extraños, advenedizos, de la cultura Maya preexistente. Ahora bien, si uno compara estos elementos extraños que las fuentes Mayas atribuyen a los Toltecas, con elementos similares en la región del centro de México, encuentra inmediatas semejanzas con Tula Hidalgo. Podría darse una listo de los elementos comunes que demuestran claramente que la Tula de donde procedieron los invasores Toltecas de Chichén Itzá era la Tula del estado de Hidalgo: Personajes acompañados de una serpiente ondulante, columnas de serpientes con la cabeza hacia abajo y la cola hacia arriba, cariátides, frisos de tigres caminando, tigres con collares, chac mool, adorno pectoral en forma de mariposa.

Varias fuentes Yucatecas, principalmente el libro de Chilam Balam de Chumayel, registran dos invasiones procedentes del dentro de México: una bajo Topiltzin (Kukulcan) en el 987, y otra de los nahuas de Xicallanco que ayudaron a Hunac Ceel en el 1194. La primera imagen corresponde a un Chac Mool ubicado en Tula, la segunda a un Chac Mool ubicado en Chichen Itzá. Los toltecas eran una cultura al 100% agrícola y se han ubicado incluso rastros de las primeras chinampas alrededor de su capital en Tula, este grupo sin duda tuvo una división estratificada dentro de su sociedad y se sabe que tenían diferentes grupos encargados de actividades muy específicas como el comercio, alfarería, escultura, orfebrería etcétera.

Características

• Decendencia chichimeca
• Surgimiento 650 y 800 D.C
• Desarrollo período clásico y postclásico mesoamericano (900 a 1200 D.C.)
• Sociedad clasicista
• Economía basada en la agricultura y trabajo de metales, consolidaron una enorme y vasta red de sistemas comerciales con otros pueblos.
• Con los toltecas se asienta el dominio de Quetzalcóatl como deidad suprema de Mesoamérica

Religión

La religión tolteca al igual que la de la mayoría de los pueblos prehispánicos se considera animista-politeísta, aunque no se sabe realmente ni la lengua ni el nombre de los Dioses se puede inferir la existencia de múltiples divinidades de acuerdo a los hallazgos encontrados en las zonas de influencia toltecas. Para hablar un poco sobre la vestimenta tolteca usaremos dos ejemplos que puede ejemplificar el uso de vestuarios para la nobleza, la parte común del pueblo iban vestidos con mantas sencillas y taparrabos con sandalias, en el caso de las mujeres mantas de una sola pieza que cubrían de cuello a tobillos también calzando sandalias. La Coraza de Tula se asocia con la guerra, por su estructura se considera una vestimenta defensiva y ceremonial. Es un material asociado con el inframundo, aguas subterráneas y mar. La importancia del Chaleco como uno de los grandes hallazgos de Tula.

Dioses

Quetzalcóatl y Tonatiuh. Tlaloc y Huehuetéotl. Centéotl.



Aportaciones Culturales:

Atlantes de Tula, Los Chaac Moles, Juego de pelota con base de caucho, Pirámide de Tlahuizcalpantecuhtli o de la Estrella Matutina en Tula Cerámica de plumbate (brillante a base de plomo).

Ubicación:

Hidalgo, Estado de Zacatecas (llamado Chicomóztoc), y áreas circunvecinas de Jalisco

La coraza tolteca estaba colocada en el interior de una caja de adobe que contenía un tendido de piezas cuadrangulares, rectangulares, trapezoidales, circulares y con formas de flores de cuatro y cinco pétalos de concha y caracol, cuentas y pendientes. El registro y levantamiento realizado por los arqueólogos encargados del proyecto, Dra. Guadalupe Mastache y Robert H. Cobean, permitió que especialistas durante el año 1995 pudieran reconstruirla. La restauración y conservación del chaleco se llevó a cabo en el taller del Templo Mayor, con un equipo de arqueólogos, biólogos y restauradores. La temporalidad de la confesión del chaleco se dio por la fase Tollan (900- 1150 d.C.), compuesto de conchas que provienen del Pacífico, como el Spondylus princeps y calcifer, concha roja y de tonalidades moradas. En la parte inferior sobresalen los remates nacarados de la especie Pinctada mazatlanica, madre perla y un holán con pendientes de caracoles del género Oliva.

Vestimenta

Quizás el mejor ejemplo tolteca para ubicar un poco de su vestimenta sean los llamados “atlantes”, se encuentran en la cúspide del Templo de Tlahuizcalpantecuhtli en Tollan Xicocotitlán, todos los personajes van de pie y llevan el mismo pectoral de mariposa, llevan maxtla y orejeras junto con altos tocados, la diferencia es que el del centro servía como soporte para la techumbre del templo. Al parecer se tratan de importantes personajes como gobernantes. Cada personaje presenta un glifo que puede corresponder a su nombre. Los llamados Atlantes, son esculturas que están ensambladas con cuatro fustes (partes) y fueron una expresión de arte de los toltecas. Dichas esculturas se ha interpretado que representan a guerreros con tocados de plumas, que portan armas como cuchillos, flechas y lanza dardos (atlatl).

Esas impresionantes figuras, paradójicamente, fueron creadas y utilizadas como columnas para sostener techumbres, estas esculturas se encontraron dispersas alrededor del templo de Tlahuizcalpantecuhtli, fueron instaladas en su cima pensando que ese era su lugar original y que servían para sostener el techo de dicho templo que coronaba este basamento.

La alimentación de los toltecas así como la de la mayoría de grupos mesoamericanos se basaba en el consumo de granos como maíz, frijol, chía, calabaza, chile y amaranto, la dieta se complementaba con algunos productos de cacería como conejos, liebres, aves, venados, jabalíes y con la pesca, desde la época tolteca sabemos del uso de agrosistemas de gran densidad como las chinampas o los campos de cultivo en los cerros por medio de terrazas de piedra delimitando un campo fértil.



Gobierno

En forma de gobierno se piensa que los toltecas tenían una distribución y organización muy similar a la de los mexicas con un gobernante único acompañado de un consejo de ancianos, las provincias sujetas debían obediencia a este personaje como gobernante total, en estas provincias sojuzgadas las acciones políticas las controlaba un miembro de la familia que ostentaba el poder máximo en las grandes capitales. Quizás el gobernante más famoso de la época tolteca sea Quetzalcóatl, Quetzalcóatl como soberano fue el gobernante de los toltecas en su ciudad de Tula, parte del aporte de los toltecas era que edificios de ensueño hechos de metales preciosos, conchas resplandecientes y plumas multicolores, la abundancia y el lujo se dilataban en torno suyo.

Los toltecas, sus vasallos, eran muy diestros. Cincelaban el jade y fundían el oro, todas las artes y toda la sabiduría provenían de Quetzalcóatl. Allá [en Tula] él había construido su casa de jade, su casa de oro, su casa de coral, su casa de conchas, su palacio de turquesas y plumas preciosas...las mazorcas de maíz eran tan grandes que se llevaban abrazadas. El algodón crecía ya teñido (rojo brillante, amarillo, rosado, violeta, verde y azul), había en Tula pájaros de todas las especies, de plumaje precioso y que cantaban melodiosamente... y los toltecas no carecían de nada.

Información General

Quizás te pueda gustar

Deja un comentario