Chichén Itzá su cultura y sus atractivos turísticos

La distribución de los edificios cumple un orden específico dentro de la cosmogonía maya, es un escenario sagrado donde los rituales se celebraban cíclicamente, desde la observación de equinoccios (descenso de Kukulcán), la observación de Venus, ofrendas en el cenote sagrado y el juego de pelota, cada estructura cumple una función específica dentro de la dinámica maya.

Se considera una de las ciudades mayas más importantes y que tuvo una fuerte influencia de grupos del Centro de México aunque nunca dejó de lado su origen maya y una arquitectura mezcla con la tolteca del Altiplano Central que se ha denominado estilo maya-tolteca.

Significado

Etimológicamente, Chi-ch’en Itzá significa “La ciudad al borde del pozo de los Itzáes”.

El Castillo

La estructura principal y más representativa de la zona arqueológica de Chichén Itzá en Yucatán, "El Castillo" o "Templo de Kukulkán" (serpiente emplumada) demuestra los profundos conocimientos de matemáticas, geometría, acústica y astronomía que los mayas (itzaes) poseían fruto de la observación de la bóveda celeste. Al ser una sociedad ligada a la agricultura, los mayas observaron con detenimiento el comportamiento de las estaciones, las variaciones de las trayectorias de los astros como el Sol, Venus y las estrellas, de esta manera lograron registrar los ciclos de la estaciones proyectados en este edificio donde se atisban solsticios y equinoccios, efectos de luz en la construcción del templo dedicado al dios Kukulkán.

Es la mayor construcción de la ciudad de Chichén Itzá y constituye el centro político y religioso, se ha sugerido qu pudo ser utilizado para conmemorar los finales de k'atuun, dado que en su interior encierra una subestructura donde se encontró un Chac Mool y el trono de un jaguar, sus alfardas están decoradas con serpientes emplumadas.

El primer chac mool fue descubierto en 1875 por el médico francés, Augustus Le Plongeon en Chichén Itzá. Fue él quien lo bautizó de esta manera. Después fue transportada a Mérida pero no duro mucho tiempo ahí, pues luego fue remitida al Museo Nacional de México en donde se encuentra hasta el día de hoy. Se han encontrado figuras similares en Michoacán, Tlaxcala y otros lugares del centro de México. También en Guatemala, Honduras, El Salvador y Costa Rica.

Conjunto de la Iglesia

El edificio conocido como "La Iglesia" es de construcción clásica del estilo Puuc con una superposición de elementos centrales típicos en Yucatán. La estructura en sí es rectangular con una única habitación al centro y una entrada en el lado oeste. Uno de los edificios más fotografiados en Chichén Itzá desde tiempos del explorador francés Désiré Charnay (su fotografía es la primera en la imagen), su exterior está casi completamente cubierto con adornos fabricados en estuco modelado. Las máscaras de Chaac adornan dos pisos superiores. Entre los distintos elementos se encuentran también un armadillo, un cangrejo, un caracol, y una tortuga.

Los murales del Templo de los Guerreros de Chichén Itzá en los que se ven a dos grupos enfrascados en una batalla, a la derecha, tenemos una escena en la que el grupo local defiendo el pueblo de los ataques extranjeros, los personajes van ataviados para la guerra y portando armas como macanas, escudos y lanzas, también notamos la existencia de cautivos de guerra que van atados con sus manos a las espaldas.

La relación de Stephens, publicada en Nueva York en 1843 con las maravillosas ilustraciones de Frederick Catherwood, dio a conocer al público en general la civilización maya. En 1864, el abad Brasseur de Bourboug tradujo la obra del obispo del siglo XVI Diego de Landa quién, en su informe a la Corona de España describió el Gran Cenote de Chichén Itzá como un lugar sagrado donde, además de "echar hombres vivos... echaban también otras muchas cosas de piedras de valor y que tenían por muy preciadas. Y así, si esta tierra hubiera tenido oro, fuera este pozo el que más parte de ella tuviera, según le han sido devotos los indios.

Descubrimiento de Chichén Itzá

El sitio de Chichén Itzá fue descrito por primera vez por el cronista y obispo Fray Diego de Landa a fines del siglo XVI. En su Relación de las cosas de Yucatán, el obispo Landa describió los vestigios de Chichén Itzá y publicó uno de los primeros planos de ciudades mesoamericanas antiguas.



Desde entonces, Chichén Itzá ha sido uno de los sitios más famosos de la cultura maya. Sin embargo, fue hasta el dragado del Cenote Sagrado de Chichén Itzá cuando se colocó a este sitio dentro de una categoría especial dentro de los vestigios mayas. De 1904 a 1911, Edward H. Thompson extrajo casi 30,000 piezas ceremoniales en el depósito sagrado. Thompson publicó en 1897 los descubrimientos que hizo en "Momoirs of the Peabody Museum", que documentan casi 8 siglos de cambio político, económico, social y religioso de esta antigua ciudad maya.

Para quien esto escribe, es sin duda una fuente de información extraordinaria, sin embargo la forma en la que se extrajo todo este material, no incluyó ninguna especie de método científico, por lo cual no queda otra manera de englobarlo, más que como un saqueo sistemático de este cenote sagrado.

Desde el punto de vista arqueológico el criterio de lo Tolteca lo dan los monumentos de Chichén Itzá porque allí es fácil encontrar y distinguir los elementos Toltecas extraños, advenedizos, de la cultura Maya preexistente. Ahora bien, si uno compara estos elementos extraños que las fuentes Mayas atribuyen a los Toltecas, con elementos similares en la región del centro de México, encuentra inmediatas semejanzas con Tula Hidalgo. Podría darse una listo de los elementos comunes que demuestran claramente que la Tula de donde procedieron los invasores Toltecas de Chichén Itzá era la Tula del estado de Hidalgo: Personajes acompañados de una serpiente ondulante, columnas de serpientes con la cabeza hacia abajo y la cola hacia arriba, cariátides, frisos de tigres caminando, tigres con collares, chac mool, adorno pectoral en forma de mariposa.

Varias fuentes Yucatecas, principalmente el libro de Chilam Balam de Chumayel, registran dos invasiones procedentes del dentro de México: una bajo Topiltzin (Kukulcan) en el 987, y otra de los nahuas de Xicallanco que ayudaron a Hunac Ceel en el 1194.

El Osario

También conocido como Tumba del Gran Sacerdote, esta estructura (El Osario), que mide más de 10 metros de alto, se compone de nueve cuerpos escalonados y es muy semejante al Castillo, al grado de parecer una réplica, con la diferencia de tener menos altura y que en el menor de sus cuerpos hay un friso recubierto de relieves mitológicos decorado en sus esquinas con la efigie nariguda del dios Chaac. Originalmente, formó parte de un complejo monumental que comunicaba con el Cenote Xtoloc. En la entrada se encontraron siete tumbas con vasijas de barro y ofrendas.

Durante las temporadas de campo 1993 y 1994 del Proyecto Chichén Itzá, fue intervenida la Estructura 3C4 de la Plaza del Osario, también llamada “Plataforma de las Tumbas”. Esta estructura forma parte de un grupo de edificios que, junto con el Sacbé Número 15 y el Cenote Xtoloc, repite el patrón arquitectónico conformado en la Gran Nivelación por el Castillo, la Plataforma de Venus, el Sacbé Número 1 y el Cenote Sagrado en el mismo sitio.

Un detalle interesante es que en el piso del templo superior, hay una abertura ya clausurada que servía de entrada a una profunda escalera que permitía llegar al nivel inferior del edificio y luego se internaba por un túnel natural que avanzaba kilómetros bajo tierra. Los nativos participantes en las primeras exploraciones aseguran que el largo pasadizo puede medir más de 20 kilómetros y que desemboca en otra ciudad maya cercana, probablemente Yaxuná. Según la tradición, este túnel o caverna, "representa el ubral entre el mundo de los muertos y el paraíso".

La Plaza del Osario fue una de las áreas seleccionadas para excavar en su conjunto, dando integridad visual a sus estructuras y contribuyendo con la comprensión del arreglo arquitectónico de la ciudad. Con sus 170 metros de este a oeste y sus 100 metros de norte a sur, la Plaza del Osario es una plataforma que fue nivelada con relleno pequeño (bah pek), cubierta de estuco del que aún quedan vestigios, y rodeada por una muralla; sus tres entradas la comunican, al noreste, con la Plaza del Castillo a través del Sacbé Num.10; al sur, con el área del Caracol, a través del Sacbé Num. 4; y, al este, con el Grupo del Cenote Xtoloc, a través del recientemente descubierto Sacbé Num. 15.



Seis estructuras fueron registradas por la Institución Carnegie de Washington en esta Plaza: la estructura principal, -usualmente llamada “El Osario” o “Tumba del Gran Sacerdote”- la Plataforma Redonda, la Plataforma de Venus, la Plataforma de las Tumbas, la Casa de los Metates y la Casa de las Mestizas; hay otras dos pequeñas estructuras adosadas a la muralla, que aún no han sido intervenidas.

En el Popol Vuh, libro sagrado de los mayas, se relata que en los lejanos tiempos de la creación del universo, dos hermanos, Hunahpú e Ixbalanqué, representaban el lado luminoso del cosmos; ellos debieron enfrentarse a los seres de la oscuridad en una pugna que fue resuelta mediante la práctica del juego de pelota.En Chichén Itzá los mayas construyeron la más grandiosa y elegante cancha para el juego de pelota, la que según los arqueólogos corresponde al final del periodo Clásico y marca con su presencia el inicio de una nueva época, de gran florecimiento, conocida como Posclásico temprano. La cancha del juego de pelota se ubica en el costado poniente de la gran plaza norte, limitándola en aquella sección. En su mayor longitud presenta la misma orientación que El Castillo, es decir que su eje norte-sur tiene una desviación de 17º hacia el oriente. Sus dimensiones son espectaculares, pues su longitud total es de 168 metros<7b>, mientras que a lo ancho mide 70 metros.

El Gran Juego de Pelota

La estructura en su conjunto se compone de cuatro construcciones que dan forma al característico patio en forma de doble "T". Las estructuras oriente y poniente son las de mayor longitud y constituyen los paramentos o muros verticales, y al exterior tienen gradas por las que ascendían los espectadores del vistoso deporte ritual, mientras que en la parte interna, la que da a la cancha, lucen las conocidas banquetas con relieves de los jugadores y los anillos de piedra colocados a gran altura, los cuales van decorados con la imagen de dos serpientes emplumadas ondulantes, cuyos cuerpos se entrelazan y forman consigo mismas el símbolo del movimiento.

Las secciones norte y sur de la cancha del juego de pelota, que corresponden a los cabezales, están limitadas por un muro de mediana altura y por dos construcciones a manera de templos. El del sur desafortunadamente está muy destruido y suponemos que por sus amplias dimensiones, con pilastras que sustentaban el techo, servía para alojar y proteger del Sol y de las inclemencias del tiempo a la alta jerarquía que presenciaba el espectáculo.

En las partes superior e inferior del costado sur del paramento oriental se hallan dos fastuosos templos; el de arriba, llamado de los Jaguares, ve hacia la cancha y se distingue por sus columnas con serpientes descendentes; en su época de esplendor contenía en la habitación interior notables pinturas murales que describían las batallas y conquistas llevadas a cabo por los habitantes de Chichén Itzá. Por las dimensiones de los anillos de piedra y por la altura a la que están colocados, hoy sabemos que la variante del juego de pelota que se realizaba en la gran cancha de Chichén Itzá era aquella en que se golpeaba la esfera de caucho con el antebrazo.

Uno de los equipos representa a los jugadores victoriosos en los relieves presentes en la cancha. Los siete individuos caminan uno detrás del otro portando un complicado atavío ritual, en el que se distingue principalmente un enorme ornamento de plumas que sale de sus espaldas; seis de los jugadores llevan en su mano derecha una insignia en forma de bolsa de copal estilizado con la cabeza de un animal, probablemente un felino o una serpiente; el séptimo jugador, intuimos que es el capitán del equipo, al frente de la procesión, con la mano derecha sujeta un navajón y con la izquierda toma del cabello la cabeza del jugador decapitado.

Del otro lado de la esfera-cráneo se halla el jugador decapitado, arrodillado, en actitud todavía vital, no obstante que del corte del cuello salen seis serpientes, en medio de las cuales, como séptimo elemento, brota una planta con frutos y flores en plenitud; detrás de este jugador sacrificado hay otros seis personajes en fila que suponemos son el equipo que fue vencido.

Todos ellos también están ataviados con gran lujo y portan los objetos en la mano a manera de bolsa de copal, a la que incluso algunos interpretan como una manopla para el juego; estos jugadores carecen del ornamento de plumas en la espalda que identifica al equipo contrario.

Observatorio El Caracol

La construcción de El Caracol, también denominado Templo de Venus, es un observatorio astronómico en el conjunto arqueológico de Chichén-Itzá, México. La primera construcción yace sobre una gran plataforma Rectangular de 67 metros de norte a sur, 52 metros de oriente a poniente y 6 metros de altura. Consta de un basamento con muros en declive, una cornisa de esquinas redondeadas y una escalinata con balaustradas en el lado occidental.

Sobre ésta, se edificó una torre cilíndrica de 16 metros de altura cuya estructura está dividida en una sección constituida por una base sólida y otra intermedia que consta de dos galerías interiores y circulares en forma de espiral, da a otro nivel más alto, donde se encuentra una pequeña cámara abovedada que se utilizaba como observatorio. Se le llama “el caracol” por la forma de las escalinatas. Después se edificó una plataforma circular de 11 metros de diámetro y 3.70 metros de alto, posiblemente con el objeto de reforzar la primera. Esta segunda estructura está ornamentada con una cornisa y varios mascarones del Dios Chac.

Se trata de una estructura del periodo clásico tardío, datada en torno al 906 d.C. Se cree que su construcción pudo comenzar entorno al año 600 d.C y finalizar hacia el 850 d.C ó 900 d.C El nombre de Caracol proviene de la forma espiral que se dispone en el interior del edificio para acceder a la parte superior. El nombre de Templo de Venus, responde al uso real del edificio, en el que la observación de Venus era uno de los objetos de estudio más importantes para los astrónomos mayas, ya que cruzaba el cielo de oeste a este en determinados momentos del año y su ciclo era de 584 días, por otra parte también sabían que cinco de estos ciclos de Venus equivalían a ocho años solares, y que entonces Venus aparecía en los extremos norte o sur en intervalos de ocho años.

Las observaciones que se realizaban desde el Caracol eran intuitivas en muchos casos y no se utilizaba ningún aparato, tan sólo el ojo. De todos los eventos astronómicos que se pueden producir (aproximadamente 29 entre eclipses, equinoccios, solsticios, etc) se pueden ver reflejados en la estructura al menos veinte de ellos, a través de sus esculturas.

La Construcción consta de varias superposiciones edificadas durante el período que los arqueólogos denominan Transicional o Interregno, posterior a la caída, época en la que Chichén Itzá empieza a tener influencia tolteca.

Horario

Lunes a Domingo de 8:00 a 16:00 horas, todos los días del año.
(Último acceso al sitio y cierre de taquillas 16:00 horas, cierre de áreas lejanas: Observatorio, Mil Columnas, Cenote Sagrado, Juego de Pelota y Osario, a las 16:30 horas; cierre total del sitio 17:00 horas).

Costo de Acceso

Horario normal de operación: $ 80 pesos

Importante: Adicionalmente el Gobierno del Estado a través de la Agencia de Administración Fiscal de Yucatán cobra una admisión general de $417 pesos y para los mexicanos que acrediten la nacionalidad mediante una identificación oficial la admisión adicional será de $130 pesos

Entrada Gratuita: Personas mayores de 60 años, jubilados y pensionados, maestros y estudiantes en activo, discapacitados e investigadores y pasantes con permiso del INAH (presentando identificación oficial Vigente)

Los Domingos la entrada es gratuita para mexicanos que presenten una identifiación oficial.

Ubicación | Como llegar

Se localiza a 115 kilómetros de la ciudad de Mérida, Yucatán, tomando la carretera No. 180 hacia el poblado de Piste, del cual dista 2 kilómetros el sitio arqueológico. El visitante puede arribar al sitio por medio del transporte público.

Ver en Google Maps

Cenotes en la Cultura Maya

Según creencias Mayas se cree que los cenotes eran el acceso directo al subsuelo y por lo tanto sagrado. Los mayas arrojarían ofrendas en los cenotes para comunicarse con los dioses y sus antepasados.

Algunos arqueólogos creen que los mayas incluso sacrificarían a los humanos como ofrenda a los dioses, pero otros creen que fue propaganda hecha por los españoles.

El cenote Ik Kil también se llama cenote sagrado, ya que encontraron restos humanos en el fondo y está cerca de Chichén Itzá, una de las 7 maravillas del mundo y la ciudad y pirámides mayas más conocidas del mundo.

Cenote Sagrado

Calificado como uno de los cenotes más bellos de Yucatán y entiendo totalmente por qué. El cenote Ik Kil está a solo 5 kilómetros de Chichén Itzá y, por lo tanto, también se le llama cenote de Chichén Itzá o cenote sagrado.

Las enredaderas que cuelgan sobre el techo llegan hasta el nivel del agua a 30 metros por debajo. Las paredes del cenote Ik Kil están cubiertas de hojas verdes.

Se encuentra dentro de la zona arqueológica de Chichen Itza y se visita durante el recorrido guiado que se hace dentro de las pirámides. Es un cenote abierto donde los antiguaos Mayas realizaban ceremonias y sacrificios. No esta adaptado para nadar y tampoco dispone de servicios .

Cenote Palomitas

Esta ubicado en el poblado de Yalcoba, es un cenote tipo caverna con estalactitas milenarias y aguas cristalinas. Dispone de varias plataformas para realizar saltos al agua, es accesible para nadar. Esta situado junto al Cenote Aguadulce y es uno de los mas exclusivos de la zona . Menos frecuentado por los turistas , este cenote tiene un restaurante de gastronomía de Yucatán con varias opciones de platos para degustar típicos de la región, dispone de baños, duchas y tienda de artesanía y souvenirs.

El Cenote Palomitas esta abierto de 09:00 am a 5:00 pm, el costo de entrada es de: 100 Pesos.

Cenote Aguadulce

Este en la misma ubicación del cenote Palomitas, lo cual hace que su visita pueda hacerse a la misma vez que el Palomitas, ya que se encuentra a solo una distancia de 100 metros el uno del otro. Es de tipo caverna y agua dulce con un color verde esmeralda. Visitando este cenote , también se puede acceder al restaurante de comida Yucateca. Dispone de servicios como baños y duchas.

El Cenote Agua Dulce esta abierto de 09:00 am a 5:00 pm, el costo de entrada es de: 100 Pesos.

Cenote Oxman

El Cenote Oxman en sí es absolutamente increíble y, de hecho, uno de los cenotes más bonitos cerca de Valladolid, México. Se podría decir que es el hermano menor del cenote Ik Kil.

El nivel del agua de este cenote a cielo abierto se encuentra a 39 metros debajo del borde y hasta el fondo tiene 40 metros de profundidad. A lo largo del costado hay muchas raíces del árbol de Ceiba que descienden al agua del cenote Oxman.

A través de un montón de escaleras llegarás al agua. Hay un par de puntos de salto en el acantilado, pero lo mejor de Cenote Oxman es su swing de cuerda.

Como Llegar

Llegar al Cenote Oxman es bastante fácil. Aunque es alrededor de Valladolid, deberás conducir por una carretera sin asfalto durante aproximadamente 1,5 kilómetros

El Cenote Oxman se encuentra a 5 kilómetros al suroeste del centro de la ciudad y necesitará Google Maps para guiarte hasta allí o o bien pedir orientación a los habitantes locales.

El Cenote Oxman esta abierto de 8:00 am a 5:00 pm, El costo de entrada es de: 80 Pesos.

Cenote Xcanche (Ek Balam)

El Cenote Xcanche pertenece a la comunidad de Ek Balam, por lo que todos se benefician de su visita. Hay tirolesa, rappel, columpios y más.

El cenote se encuentra a 2 kilómetros del estacionamiento y se puede alquilar una bicicleta para llegar, caminar u optar por un paseo en triciclo. Hay un restaurante al lado del cenote Xcanche con precios asequibles y buena comida.

El Cenote Xcanche está abierto de 09:00 am a 3:30 pm El costo de entrada es de: 70 Pesos. El costo para rentar una bicicleta es de: 80 Pesos El costo de alquiler de un paseo en triciclo es de 100 Pesos

Esperamos que tengas la oportunidad de visitar está joya de nuestro territorio nacional.

Quizás te pueda gustar

Deja un comentario