El surrealismo de André Breton

Biografía

Primeros años de vida

André Breton nació en una zona rural de Francia. Su madre de profesión costurera era hija de un campesino. Un tiempo Breton vivió con su abuelo para incorporarse más tarde con su familia en Bretaña. Su padre tuvo distintos cargos. Fue comerciante, dependiente de una tienda y gendarme.

El nacimiento de Breton esta señalado como el 18 de febrero de 1896, pero dado unos conflictos con su nacimiento no está clarificada la fecha de nacimiento. Que aunque son unos días de diferencia, para Breton si significaba mucho por el valor que daba a lo místico y espiritual (el cambio de ascendente en piscis se producía el 19 de febrero por la noche).

La infancia de Breton fue un poco tortuosa, según escribe en las primera líneas del manifiesto surrealista. A los 6 años ingresó a un colegio católico, su madre era muy religiosa pero gracias a que su padre era ateo posteriormente lo matriculan en un colegio laico. Breton era un niño que no le gustaba seguir las normas y las convenciones del comportamiento, era un niño avispado y con buenas notas en el colegio.



En su vida adolescente Breton leyó a Baudelaire y Mallarme, ambos poetas lo fascinaron y lo acercaron más a la poesía. Durante este periodo tuvo unas revistas literarias en el colegio donde publicaba su trabajo poético el de sus amigos.

Juventud y periodo entre guerras

Al terminar su formación preparatoria ingresó a estudiar medicina, aunque sus padres deseaban que fuera ingeniero. Sin embargo sus estudios de medicina se vieron interrumpidos por los acontecimientos de la Primera Guerra Mundial. Durante esta experiencia tuvo acercamiento al arte por medio del dadaísmo y además una de sus influencias más significativas se produjo en este periodo. Ingresó como ayudante al psiquiátrico durante la guerra y ahí tuvo su acercamiento al trabajo de Freud. El pensamiento del padre del psicoanálisis influyó en las raíces de lo que se convertiría en el surrealismo.

En 1919 Bretón envió un poema a Apolinaire. Ese poema más tarde sería publicado como Monte de Piedad. Su primer trabajo publicado.

Durante la guerra también conoció a su amigo Jacques Vaché, con el que tendría una relación artística importante. Además de Jacques Vaché, conoció a Philippe Soupault, Louis Aragon, Paul Éluard. Con Soupault publicó su primer obra surrealista Los campos magnéticos. También siguió su relación con Apolinaire, aunque era únicamente por correspondencia su relación, Breton siempre sintió admiración por Apolinaire y lo percibía como un mentor.

Su vida como artista

La relación artística que había formado con los dadaístas en el pasado, especialmente con Tristán Tzara, se rompería por completo a inicios de 1921. El motivo era simple. No compartían las corrientes ideológicas de Breton. Los surrealistas Philippe Soupault, Louis Aragon, Paul Éluard y André Breton tenían una inclinación por el socialismo y el pensamiento de Karl Marx que estaba cobrando fuerza en Europa, incluso el mismo Breton estuvo afiliado al partido socialista francés.



Fundó con Louis Aragon y Philippe Soupault la revista Littérature. En esta revista se pone de manifiesto su separación con el dada. El surrealismo como corriente artística estaba creciendo y Breton decidió probar suerte con el sueño hipnótico para la creación de sus obras en el año de 1923. Tras este periodo la producción de Breton y de los surrealistas se va a intensificar.

Siguen a sus publicaciones Los vasos comunicantes, Nadja y otros poemas en los que practicaba junto con los surrealistas las técnicas de escritura automática y dibujo automático.

Cuando la revolución socialista empezó a tomar más fuerza en Europa y Trotsky estuvo exiliado en México, cerca de 1939, Breton se involucró más en la política igual que el círculo socialista.

Breton viajó a México por considerarlo completamente surrealista. Su pintura, sus espacios que eran una clara muestra del sincretismo. Como Ángel Rama lo data en su libro La ciudad letrada Latinoamérica tenía una plan de ciudad que en ocasiones no coincidía con la política, y con la sociedad que habitaba la ciudad. Sus paisajes tan diversos que posee México es una muestra clara de lo que describe Rama y de los comentarios expresados por André Breton.

Además de su estancia en México pasó unos años exiliado en Nueva York para regresar a París donde tuvo su publicación Le Surrealisme Même que mantuvo hasta el día de su muerte, el 28 de septiembre de 1966.

Poemas de André Breton

La poesía de Breton a veces no parece tener lógica. Es importante para su lectura tomar en cuenta las bases de la construcción surrealista. Por una lado estaba la escritura automática que consiste en soltar la mano sobre el soporte para que de manera natural se manifieste el inconsciente y se produzca la obra. Y por otro lado su relación con el mundo de lo onírico. Siempre los sueños y el reflejo del inconsciente van a ser partes esenciales de su obra. Aquí hay una muestra de ese trabajo.

La unión libre

Mi mujer cabellera de lumbre de leño
Pensamientos de relámpagos de calor
Talle de reloj de arena
Mi mujer talle de nutria bajo los dientes del tigre
Mi mujer boca de escarapela y de ramillete de estrellas de última magnitud
Dientes de huellas de ratón blanco sobre la tierra blanca
Lengua de ámbar y de vidrio frotados
Mi mujer lengua de hostia apuñalada
Lengua de muñeca que abre y cierra los ojos
Lengua de piedra increíble
Mi mujer pestañas de palotes de escritura de niño
Cejas de borde de nido de golondrina
Mi mujer sienes de pizarra de invernadero
Y de vapor en los cristales
Mi mujer hombros de champaña
Y de fontana con testas de delfines bajo el hielo
Mi mujer muñecas de fósforos
Mi mujer dedos de azar y de as de corazón
Dedos de heno segado
Mi mujer axilas de marta y de fasces
De noche de San Juan
De alheña y de nido de escalares
Brazos de espuma de mar y de esclusa
Y de alianza de trigo y de molino
Mi mujer piernas de fuegos artificiales
De movimientos de relojería y de desesperación
Mi mujer pantorrillas de médula de saúco
Mi mujer pies de iniciales
Pies de manojos de llaves pies de calafates en trance de beber
Mi mujer cuello perlado de cereales
Mi mujer pechos de Val d'or
De citas en el lecho mismo del torrente
Senos nocturnos
Mi mujer senos de collado
Mi mujer senos de crisol de rubíes
Senos de espectro de la rosa bajo el rocío
Mi mujer vientre de despliegue de abanico de los días
Vientre de garra gigantesca
Mi mujer dorso de pájaro que huye vertical
Dorso de azogue
Dorso de luz
Nuca de canto rodado y de tiza mojada
Y de precipitación de un vaso donde se acaba de beber
Mi mujer caderas de navecilla
Caderas de lámpara y de plumas de flecha
Y de tallos de plumas de blanco pavorreal
De balanza insensible
Mi mujer nalgas de greda y de amianto
Mi mujer nalgas de dorso de cisne
Mi mujer nalgas de primavera
Sexo de gladiolo
Mi mujer sexo de yacimiento y de ornitorrinco
Mi mujer sexo de alga y de bombones antiguos
Mi mujer sexo de espejo
Mi mujer ojos llenos de lágrimas
Ojos de panoplia violeta y de agua imantada
Mi mujer ojos de sabana
Mi mujer ojos de agua para beber en prisión
Mi mujer ojos de leño siempre bajo el hacha
Ojos de nivel de agua de nivel de aire de tierra y de fuego

La casa de Ives

La casa de Yves Tanguy
Donde no se entra sino de noche
Con la lámpara tempestad
Afuera el país transparente
Un adivino en su elemento
Con la lámpara tempestad
Con el aserradero tan laborioso que no se le ve más
Y el lienzo de Jouy del cielo
Cazad vosotros lo sobrenatural
Con la lámpara tempestad
Con el aserradero tan laborioso que no se le ve más
Con todas las estrellas de santo cielo
Ella es de lazos, de jambas
Color cangrejo en guiso
Con la lámpara tempestad
Con el aserradero tan laborioso que no se le ve más
Con todas las estrellas de santo cielo
Con los tranvías reducidos en todo sentido por sus únicas antenas
El espacio atado, el tiempo reducido
Ariadna en su recámara-estuche
Con la lámpara tempestad
Con el aserradero tan laborioso que no se le ve más
Con todas las estrellas de santo cielo
Con los tranvías reducidos en todo sentido por sus únicas antenas
Con la melena sin fin del argonauta
El servicio es cumplido por esfinges
Que se vendan los ojos con corpiños
Con la lámpara tempestad
Con el aserradero tan laborioso que no se le ve más
Con todas las estrellas de santo cielo
Con los tranvías reducidos en todo sentido por sus únicas antenas
Con la melena sin fin del argonauta
Con el fulgurante mobiliario del desierto
Allí se hiere allí uno se cura
Allí se conspira al descubierto
Con la lámpara tempestad
Con el aserradero tan laborioso que no se le ve más
Con todas las estrellas de santo cielo
Con los tranvías reducidos en todo sentido por sus únicas antenas
Con la melena sin fin del argonauta
Con el fulgurante mobiliario del desierto
Con las señales que intercambian de lejos los amantes
Es la casa de Yves Tanguy

La muerte rosa de André Breton

Los pulpos alados guiarán por última vez la barca cuyas
velas están hechas de ese solo día hora a hora
Es la velada única tras la cual sentirás subir por tus cabellos
el sol blanco y negro
De los calabozos rezumará un licor más fuerte que la muerte
Cuando se la contempla desde lo alto de un precipicio
Los cometas se posarán suavemente en los bosques antes
de fulminarlos
Y todo pasará dentro del amor indivisible
Si el motivo de los ríos nunca desaparece
Antes de que sea completamente de noche observarás
La gran pausa de la plata
Sobre un pescador en flor aparecerán las manos
Que escribieron estos versos y que serán husos de plata también
Y también golondrinas de plata sobre el oficio de la lluvia
Verás el horizonte abrirse y de pronto habrá acabado el
beso del espacio
Pero el miedo ya no existirá más y los cristales del cielo y del mar
Volarán por el viento con más fuerza que nosotros
Qué haré yo con el temblor de tu voz
Sonríe danzarina alrededor del único lustro que no caerá
Trampa del tiempo
Subiré los corazones de los hombres
Para una suprema lapidación
Mi hambre dará vueltas como un diamante demasiado tallado
Trenzará los cabellos de su hijo el fuego
Silencio y vida
Pero los nombres de los amantes se olvidarán
Como la adónica gota de sangre
En la luz enloquecida
Mañana engañarás a tu propia juventud
A tu gran juventud luciérnaga
Los ecos solos harán moldes de todos los lugares que existieron
Y en la infinita vegetación transparente
Te pasearás con la celeridad
Que se pide a los animales de los bosques
Acaso te desgranes entre mis despojos
Sin verlos lo mismo que uno se arroja sobre un arma fluctuante
Pero yo perteneceré al vacío semejante a los Peldaños
De una escalera cuyo movimiento se llama muy penoso
Para ti los perfumes desde entonces los perfumes prohibidos
Lo angélico
Bajo el musgo esponjoso y bajo tus pasos que no existen
Mis sueños serán vanos y formales como el rumor de los
párpados del agua en la sombra
Me introduciré en los tuyos para sondear la profundidad
de tus lágrimas
Mis llamadas te dejarán dulcemente vacilante
Y en el tren hecho de tortugas de hielo
No tendrás que tirar de la señal de alarma
Llegarás sola a esta playa perdida
Donde una estrella descenderá sobre tus equipajes de arena

André Breton y el surrealismo

La existencia del movimiento surrealista no hubiera sido posible sin la figura de André Breton. Sus ideas y su personalidad es lo que le dio forma al movimiento surrealista. Aunque hay figuras más reconocidas como el caso de Salvador Dalí, el trabajo de Breton es lo que dio forma al movimiento. El tiempo que pasó en el psiquiátrico como médico adjunto fue lo que lo acercó al mundo del inconsciente que planteaba Freud, su trabajo fue fundamental para algunas prácticas y para el acercamiento a lo onírico. La hipnosis y la escritura automática venían de las prácticas clínicas de Freud.

Aunado a esto, el movimiento dadaísta, su relación con Tzara, lo acercaron al mundo del arte y lo alejaron del camino de la medicina. Posterior a este periodo su acercamiento a la revolución socialista, a la figura de Trosky y el impacto social de las ideas marxista fueron marcando su pensamiento y haciendo que el surrealismo estuviera más comprometido con las causas sociales. Este radicalismo es lo que llevo a que expulsara a varios de sus compañeros fuera del movimiento. El caso más marcado y evidente fue Dalí que tuvo una clara inclinación a favor del falangismo de Franco. Breton y los surrealistas repudiaban cualquier forma del fascismo y echaron fuera a Dalí. En otros casos simples diferencias sobre el arte o el camino que debía llevar el movimiento propició que Breton expulsara a figuras como Éluard, que en un principio fundaron el movimiento junto con él. Pero es precisamente este rigor y compromiso con el movimiento que lo hizo tan trascendente e identificable a través de los años.

Obras

1919: Monte de piedad
1920: Por favor
1920: Los campos magnéticos (con Philippe Soupault,)
1923: Claro de tierra
1924: LLos pasos perdidos
1924: Manifiesto del surrealismo
1924: Pez soluble
1924: Un cadáver
1926: Legítima defensa
1928: El surrealismo y la pintura
1928: Nadja
1930: Ralentizar el trabajo (con René Char y Paul Éluard)
1930: Segundo manifiesto del surrealismo
1930: La Inmaculada Concepción (con Paul Éluard)
1931: La unión libre
1932: Miseria de la poesía
1932: El revólver de cabellos blancos
1932: Los vasos comunicantes
1933: El mensaje automático
1934: ¿Qué es el surrealismo?
1934: Amanecer
1934: El aire del agua
1935: Posición política del surrealismo
1936: Al lavadero negro
1936: Apuntes sobre poesía (con Paul Éluard)
1937: El castillo estrellado
1937: El amor loco
1938: Trayectoria del sueño
1938: Diccionario abreviado del surrealismo (con Paul Éluard)
1938: Manifiesto por un arte revolucionario independiente (con León Trotski)
1940: Antología del humor negro
1941: "Fata Morgana"
1943: Pleno margen
1944: Arcano 17
1945: El surrealismo y la pintura
1945: Situación del surrealismo entre las dos guerras
1946: Yves Tanguy
1946: Los manifiestos del surrealismo
1946: Cerezos jóvenes asegurados contra liebres, edición bilingüe de poemas traducido por Edouard Roditi
1947: Oda a Charles Fourier
1948: Martinica, encantadora de serpientes
1948: La lampara en el reloj
1948: Poemas 1919-48
1949: Delito flagrante
1952: Entrevistas
1953: La llave de los campos
1955: Los vasos comunicantes, edición ampliada
1955: Los manifiestos del surrealismo, edición ampliada
1957: El arte mágico
1959: Constelaciones (con Joan Miró)
1961: El la
1963: Nadja, edición ampliada
1965: El surrealismo y la pintura, edición ampliada
1966: Antología del humor negro, edición ampliada
1966: Claro de tierra, antología de poemas 1919-1936
1968: Signo ascendente, antología de poemas 1935-1961
1970: Perspectiva desenfadada

Quizás te pueda gustar

Deja un comentario