La vida y el pensamiento de George Bataille

Biografía

Bataille resalta por su capacidad de interdisciplina. Escribió literatura, poesía, ensayo sociológico, obra filosófica y análisis literario. Gearges nació en Billom, Francia el 10 de septiembre de 1897.

El joven Georges tenía deseos de ser sacerdote, dedicarse al oficio espiritual toda su vida pero en 1922 perdió su Fe al mismo tiempo que se graduaba de la prestigiosa Estudió en l'École des Chartes como bibliotecario. Durante mucho tiempo se desempeño como bibliotecario. Pero fue precisamente esta disciplina que le permitió tanta libertad a la hora de escribir su obra. En 1937 fundó con Michel Leiris y Roger Caillois el Collège de Sociologie. Tenían la pretensión de estudiar lo sagrado, su pasión por el fenómeno de los sagrado surgió conversando con su amigo y antropólogo Alfred Métraux.



La obra de Bataille abarcó diferentes ámbitos. Publicó textos con su nombre y también bajo los seudónimos de Pierre Angélique, Lord Auch y Louis Trent. Su obra influyó en el trabajo de los pensadores postestrucuralistas como Michel Foucault y Jacques Derrida. El trabajo de Bataille tiene sus raíces en la dialéctica hegeliana, en la filosofía de Nietzsche, el trabajo de Freud, la antropología de Marcel Mauss y la literatura del Marques de Sade.

George Bataille falleció el 9 de julio de 1962 en París, Francia de complicaciones pro arteriosclerosis.

Frases

1. Los hombres se desconocen el bien y se aman en el mal. El bien es la hipocresía. El mal es el amor. La inocencia es el amor del pecado.
2. El erotismo está en la aprobación de la vida hasta en la muerte.
3. La fuente de nuestra riqueza se da en la radiación del sol, que emana energía. El sol da siempre sin esperar recibir.
4. Debes saber en primer lugar que cada cosa que tiene un rostro manifiesto posee también uno oculto.
5. De todos los lujos concebibles, la muerte, bajo si forma inevitable e inexorable, es la más costosa.
6. Así como el horror es la medida del amor, la sed del mal es la medida del bien. "La literatura y el mal"
7. La verdad tiene sólo una cara: la de la contradicción violenta.
8. En la meditación, el sujeto, exhausto, se busca a sí mismo. "La experiencia interior"
9. La palabra silencio es también un ruido, hablar es en sí mismo imaginar conocer, y para no conocer haría falta no hablar ya. "La experiencia interior"
10. El horror de la guerra es mayor que el de la experiencia interior. La desolación de un campo de batalla, en principio, tiene algo de más grave que la "noche oscura". Pero en la batalla se aborda el horror con un movimiento que la sobrepasa: la acción, el proyecto unido a la acción, permiten superar el horror. Esta superación da a la acción, al proyecto, una grandeza cautivadora, pero se niega el horror en sí mismo. "La experiencia interior"
11. La experiencia alcanza finalmente la fusión del objeto y el sujeto, siendo, en cuanto sujeto, no saber y, en cuanto objeto, lo desconocido. "La experiencia interior"
12. El deseo de comunicar crece a medida que son rechazadas las comunicaciones fáciles, irrisorias. "La experiencia interior"

Libros

• 1928: Historia del ojo. Bajo el pseudónimo de Lord Auch.
• 1937: Madame Edwarda. Bajo el pseudónimo de Pierre Angélique.
• 1943: La Experiencia Interior.
• 1943: El Culpable
• 1943: Le Petit. Bajo el pseudónimo de Louis Trente.
• 1949: La Parte maldita
• 1950: L'Abbé C.
• 1955: La Peinture préhistorique. Lascaux ou la naissance de l'art
• 1957: La Literatura y el Mal
• 1957: El erotismo.
• 1957: El azul del cielo.
• 1961: Las Lágrimas de Eros.
• 1966: Mi Madre

La historia del ojo

La historia del ojo es un texto de juventud, que en un principio fue desacreditado y tachado como pura pornografía, pero conforme fue madurando la obra de Bataille y abundó en temas de erotismo transgresión se revaloró su obra.

Aquí hay un fragmento de la narración de “La historia del ojo”

  • Poemas

    Lo arcangélico

    (...)
    la locura alada mi locura
    desgarra la inmesidad
    y la inmensidad me desgarra

    estoy solo
    hombres ciegos leerán estas líneas
    en interminables túneles

    caigo en la inmensidad
    que cae en sí misma
    más negra que mi muerte

    el sol es negro
    la belleza de los seres es el fondo de las cuevas un grito
    de la noche absoluta

    lo que ama en la luz
    el estremecimiento que la hiela
    es el deseo de la noche
    (...)

    El Camino

    "¿Adónde te crees que vas
    Y de dónde crees que vienes?"
    Preguntaba el viejo al verme marchar
    Muerto de hambre y sed
    "Si no tienes rumbo
    Chico, estás perdido"
    Yo le respondí "voy hacia el sol
    Y vengo del camino"

    Véndame los ojos

    Véndame los ojos
    amo la noche
    mi corazón es negro.

    Empújame a la noche
    todo es falso
    sufro.

    El mundo huele a muerte
    los pájaros vuelan con los ojos reventados
    eres sombría como un cielo negro.

    Mi locura y mi miedo...

    Mi locura y mi miedo
    tienen grandes ojos muertos
    la fijeza de la fiebre

    lo que mira en esos ojos
    es la nada del universo
    mis ojos son ciegos cielos

    en mi impenetrable noche
    está gritando lo imposible
    todo se desploma

    Baudelaire las letanías de Satán

    Oh tú, el Angel más bello y asimismo el más sabio
    Dios privado de suerte y ayuno de alabanzas,

    ¡Oh Satán, ten piedad de mi larga miseria!

    Príncipe del exilio, a quien perjudicaron,
    Y que, vencido, aún te alzas con más fuerza,

    ¡Oh Satán, ten piedad de mi larga miseria!

    Tú que todo lo sabes, oh gran rey subterráneo,
    Familiar curandero de la angustia del hombre,

    ¡Oh Satán, ten piedad de mi larga miseria!

    Tú, que incluso al leproso y a los parias más bajos
    Sólo por amor muestras el gusto del Edén,

    ¡Oh Satán, ten piedad de mi larga miseria!

    Oh tú, que de la Muerte, tu vieja y firme amante,
    Engendras la Esperanza - ¡esa adorable loca!

    ¡Oh Satán, ten piedad de mi larga miseria!

    Tú que das al proscrito esa altiva mirada
    Que en torno del cadalso condena a un pueblo entero

    ¡Oh Satán, ten piedad de mi larga miseria!

    Tú sabes las guaridas donde en tierras lejanas
    El celoso Dios guarda toda su pedrería,

    ¡Oh Satán, ten piedad de mi larga miseria!

    Tú, cuyos claros ojos, saben en qué arsenales
    Amortajado el pueblo duerme de los metales,

    ¡Oh Satán, ten piedad de mi larga miseria!

    Tú, cuya larga mano disimula el abismo
    Al sonámbulo errante sobre los edificios,

    ¡Oh Satán, ten piedad de mi larga miseria!

    Tú que, mágicamente, ablandas la osamenta
    Del borracho caído al pie de los caballos,

    ¡Oh Satán, ten piedad de mi larga miseria!

    Tú, que por consolar al débil ser que sufre
    A mezclar nos enseñas azufre con salitre,

    ¡Oh Satán, ten piedad de mi larga miseria!

    Tú que imprimes tu marca, ¡oh cómplice sutil!
    En la frente del Creso vil e inmisericorde

    ¡Oh Satán, ten piedad de mi larga miseria!

    Tú, que en el corazón de las putas enciendes
    El culto por las llagas y el amor a los trapos

    ¡Oh Satán, ten piedad de mi larga miseria!

    Báculo de exiliados, lámpara de inventores,
    Confidente de ahorcados y de conspiradores,

    ¡Oh Satán, ten piedad de mi larga miseria!

    Padre adoptivo de aquellos que, en su cólera,
    Del paraíso terrestre arrojó Dios un día,

    ¡Oh Satán, ten piedad de mi larga miseria!

    Oración
    Gloria y alabanza a Tí, Satán, en las alturas
    del Cielo, donde una vez reinaste y en las profundidades
    del Infierno, donde, vencido, sueñas en silencio!
    ¡Haz que mi alma un día, bajo el Árbol de la Ciencia,
    cerca de Tí repose, en la hora en que de tu frente
    como un Templo nuevo sus ramajes se extenderán!

    Eres El Horror

    Eres el horror de la noche
    te amo como se agoniza
    eres débil como la muerte.

    Te amo como se delira
    sabes que mi cabeza muere
    eres la inmensidad, el miedo.

    Eres bella como matar es bello
    con le corazón desmesurado me ahogo
    tu viente está desnudo como la noche.

    El Amor y el Cráneo

    Viñeta antigua

    El amor está sentado en el cráneo
    de la Humanidad,
    y desde este trono, el profano
    de risa desvergonzada,

    sopla alegremente redondas pompas
    que suben en el aire,
    como para alcanzar los mundos
    en el corazón del éter.

    El globo luminoso y frágil
    toma un gran impulso,
    estalla y exhala su alma delicada,
    como un sueño de oro.

    Y oigo el cráneo a cada burbuja
    rogar y gemir:
    -Este juego feroz y ridículo,
    ¿cuándo acabará?

    Pues lo que tu boca crueles
    parce en el aire,
    monstruo asesino, es mi cerebro,
    ¡mi sangre y mi carne!

    Quizás te pueda gustar

    Deja un comentario